Suspendieron los paros en la General Motors

El Ministerio de Trabajo dictó 15 días de conciliación obligatoria.
El Gobierno nacional, a través de la conciliación obligatoria dictada ayer por el ministerio de Trabajo, decidió involucrarse en el conflicto que mantienen desde fines de octubre la General Motors y la seccional Rosario del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata).

La conciliación será por 15 días y se anunció el mismo día en que se vencía una anterior de 30 días que había sido dictada por la cartera laboral de Santa Fe. Como la provincia ya no tenía margen legal para extenderla, intervino la Nación.

En consecuencia, hoy se retomará la actividad normal en la fábrica, donde el lunes se había iniciado un paro por tiempo indeterminado. La asamblea de trabajadores dispuso "dejar la medida de fuerza en suspenso a la espera de que la empresa cumpla con los términos de la conciliación obligatoria".

El conflicto empezó el 24 de octubre luego que 435 trabajadores fueran despedidos. Aunque luego se dio marcha atrás, las conversaciones se tensaron al no lograrse un entendimiento sobre la modalidad y el alcance de las suspensiones dispuestas por la empresa.

La compañía pretende que sean alcanzados sólo 156 operarios, por tres meses -propone definir el futuro de esos empleados en marzo- y que cobren la totalidad de su sueldo. El gremio propuso que el sistema sea rotativo e incluya a los 2.300 empleados de la fábrica. A cambio, estaría dispuesto a entregar una hora de la jornada laboral y aceptar rebajas en los sueldos.

Mientras se discuten las medidas de fondo para afrontar la crisis, la conciliación fijó que los trabajadores cuyos contratos se vencieron desde el 24 de noviembre y hasta ayer, y los que caduquen en los próximos 15 días, podrán seguir vinculados con la automotriz.

"Queremos que se garantice la estabilidad laboral hasta diciembre de 2009 para todos los contratados y efectivos que estaban dentro de la empresa al 17 de octubre", explicaron en Smata a Clarín.

El gerente de comunicaciones de la compañía, Bernardo García, aseguró a este diario que la extensión de la conciliación "es una medida positiva porque permite mantener el camino de diálogo". Y evitó anticipar si la empresa podría presentar una propuesta cuando se retomen las conversaciones. "Eso no está resuelto", se excusó.

La nueva instancia de negociación será supervisada por el ministerio de Trabajo de la Nación, en cuya sede se concretará, mañana, una nueva reunión entre representantes del sindicato y de la automotriz.

Los términos de la conciliación quedaron acordados ayer tras una reunión de partes encabezada por la viceministra Trabajo, Noemí Rial, y el director de Negociación Colectiva, Adrián Caneto.

Comentá la nota