Suspendieron las negociaciones en Honduras

Si bien desde la tarde se anunciaba que había un acuerdo para la restitución de Zelaya en la presidencia, las negociaciones se suspendieron hasta este jueves. Hay optimismo en los representantes del mandatario y en el Gobierno de facto para solucionar la crisis
Tras el anuncio de un preacuerdo para la restitución en el cargo del presidente depuesto Manuel Zelaya, el gobierno de facto de Honduras suspendió las negociaciones hasta este jueves, según informó Vilma Morles, vocera del equipo negociador del régimen de facto que encabeza Roberto Micheletti.

Morales dijo que avanzan con "prudencia y moderación" en la negociación que busca una salida hondureña a la crisis política desatada tras el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya.

El anuncio de la vocera descomprimió el ambiente, ya que desde la tarde se venía anunciando que había un acuerdo en torno a la restitución de Zelaya en el poder, pero que no sería divulgado y se habían convocado las partes a reiniciar las negociaciones por la tarde. La delegada de Micheletti dijo que "hasta este momento todavía no hay ninguna posición definitiva" en torno al regreso al poder de Zelaya, reportó la agencia de noticias DPA.

Previamente, el jefe de los delegados de Zelaya, Víctor Meza, dijo a la televisora Telesur que habían logrado "consenso sobre un texto único en el punto seis (que habla sobre la reinstalación de Zelaya en la presidencia de Honduras)... No puedo hablar del contenido del texto porque si incumplo el compromiso podría incomodar a la otra parte".

Pero Morales señaló que todavía no hay un acuerdo, aunque admitió que "sobre esa base estamos trabajando", según el "Acuerdo de San José", la iniciativa redactada por el presidente costarricense, Oscar Arias.

La delegada de Micheletti pidió a la prensa no acudir a los rumores sobre posibles resoluciones de los negociadores a fin de que "no se interrumpa el diálogo entre hondureños", llegando a pedir que "no nos estorben".

La idea de un acuerdo lanzado por Meza llevó a que miles de mensajes de texto enviados por celulares informaran que los negociadores lograron el acuerdo de restituir a Zelaya este jueves 15, y que renunciaría unos días después.

Horas antes de que se anunciara el preacuerdo, Zelaya había dicho que esperaba con "serenidad" la decisión sobre su restitución, tema central de debate del miércoles en la mesa de negociación con los golpistas. "Tengo una posición muy serena, porque tengo fe frente a la vida, pero tengo que desconfiar de mis adversarios", afirmó el mandatario derrocado en un golpe de Estado el 28 de junio.

También los militares hondureños dijeron que avizoran el fin de la crisis política hondureña, aunque agregaron que están evaluando los riesgos de las propuestas de arreglo, afirmó el jefe de las Fuerzas Armadas, general Romeo Vásquez Velásquez. "Hemos avanzado bastante, estamos casi al final de una crisis porque las crisis siempre tienen su final, tienen su comienzo, su parte más álgida, también su final", declaró Vásquez, quien desempeñó un papel clave en el derrocamiento de Zelaya, citado por el diario local Tiempo.

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, manifestó ser moderadamente optimista acerca de la posibilidad de que se logre "una solución hondureña" a la crisis de ese país. "No quiero pecar de exceso de optimismo, pero creo que ha habido buenos avances que nos permiten sostener esperanzas de que haya una solución hondureña para una crisis hondureña", dijo Insulza, citado por la agencia noticiosa alemana DPA, al presentar su informe sobre la instalación, desde la semana pasada, de una mesa de diálogo en Tegucigalpa auspiciada por la misión de cancilleres del organismo hemisférico.

Comentá la nota