Suspenderían las horas extras a partir de octubre

De acuerdo a una alta fuente del gobierno, la medida dejaría afuera a las tareas relacionadas con servicios indispensables para los vecinos, como las desarrolladas en el Hospital.
Si bien oficialmente el gobierno se empeña en afirmar que no existen problemas financieros graves, y la intendenta Graciela Rosso asegura que sólo hay ciertos inconvenientes generados por el desfasaje entre la recaudación y el costo que demanda la prestación de los servicios (ver páginas 2 y 3), en los pasillos del Palacio Municipal los comentarios parecen expresar lo contrario. Incluso en el Concejo Deliberante saben que los tiempos de vacas gordas son parte de un pasado reciente.

En ese marco, una fuente del Departamento Ejecutivo contó a EL CIVISMO que por estos días el municipio analiza suspender, a partir del próximo mes, las horas extras del personal municipal. Una medida de ese tipo no sólo repercutiría en los bolsillos de los empleados -muchos de los cuales alcanzan un sueldo medianamente digno a partir de ese trabajo fuera de horario- sino también condicionaría el normal funcionamiento de diferentes prestaciones.

La misma fuente opinó que "la situación financiera del municipio es muy complicada", y pronosticó que la decisión podría dejar afuera del esquema de restricciones a algunos sectores vitales, como por ejemplo el Hospital municipal Nuestra Señora de Luján.

Este mes, en tanto, el gobierno aún no abonó las horas extras trabajadas en agosto, aunque todavía se encuentra en los plazos acordados con los sindicatos que tienen representación en el plantel municipal. Los gremios esperan que la próxima semana el Ejecutivo cubra esos pagos.

HOSPITAL

En paralelo a esta situación, el secretario de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Julio Acedo, envió el lunes una nota a Rosso donde plantea "la preocupación existente ante la falta de respuesta al personal del Hospital con relación al pago de la remuneración otorgada por el gobierno nacional a todos los empleados de salud que trabajaron durante el período de crisis producido por la gripe N1H1".

En el escrito, Acedo recuerda que la normativa establecida por el Poder Ejecutivo encabezado por la presidenta Cristina Fernández, especifica que el importe por empleado alcanza los 600 pesos, "siendo beneficiados todo el personal de salud a lo largo y ancho del país".

"En esa inteligencia, no escapará al elevado criterio de la señora intendenta, que el personal de nuestro hospital (profesional y no profesional), afectado a la lucha contra la pandemia, ha realizado un esfuerzo considerable respondiendo firmemente a los dictados del secretario de Salud, y a vuestra firme convicción de hacer frente a la nueva patología que afectaba a nuestra población", agrega el secretario general de ATE.

Comentá la nota