Suspender las retenciones por 180 días le costaría al Estado $ 10.000 millones

Suspender las retenciones por 180 días le costaría al Estado $ 10.000 millones
De acceder el Ejecutivo al pedido de gobernadores y ruralistas, los ingresos fiscales se reducirían notablemente. La alternativa es devaluar la moneda
Si el Gobierno cede y suspende las retenciones por 180 días, tal como exigieron voces opositoras y oficialistas y dirigentes rurales, el Estado se quedará sin 10.000 millones de pesos, en momentos en que la recaudación flaquea por la crisis externa y la retracción del consumo.

La cifra representa el 30% del superávit esperado por los economistas ($ 30.000 millones o menos), que es inferior al presupuestado ($ 33.600 millones). De no considerarse los traspasos de fondos desde las AFJP al erario público por la estatización de las jubilaciones, suspender las retenciones por seis meses afectaría al 60% de los ingresos.

Estas estimaciones de consultoras privadas coinciden con las del Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural (SRA), que calculó que, a raíz de la sequía, el país producirá 20 millones de toneladas menos de granos y el Estado recaudará en concepto de retenciones $ 20.000 millones en todo 2009.

Para la entidad rural, esa cifra es similar a los ingresos que pierden los productores por la menor exportación. “Con los montos mencionados, los productores agropecuarios podrían comprar poco más de 90.000 tractores, cifra que equivale a más de 10 años de venta de tractores en nuestro país”, ejemplificó el instituto de SRA, que también resaltó que esa caída de 20 millones de toneladas representa 1,3 millones de viajes de camión menos, para dar cuenta de la gravedad de la situación.

La discusión sería entonces quién gasta mejor, si el sector privado o el Estado.

Sin embargo, economistas de consultoras privadas prefirieron hacer hincapié en el problema fiscal que generaría la decisión de suspender retenciones, tal como lo pidieron, entre otros, el vicepresidente Julio Cobos y los gobernadores de Santa Fe, Hermes Binner, y Córdoba, Juan Schiaretti.

“Teniendo en cuenta que los datos de recaudación de los últimos tres meses exhiben una desaceleración mayor a la esperada y que el Gobierno no tiene fuentes de financiamiento alternativas, es improbable que esta medida prospere”, aventuró Nicolás Bridger, economista de la consultora Prefinex. Para Marina Dal Poggetto, especialista del estudio Bein, el resentimiento fiscal podría ser mayor: “Si se suspenden las retenciones por 180 días, todo el mundo va a anticipar las exportaciones, va a vender lo antes posible”, explicó. Ambos coincidieron en que es más fácil devaluar el peso y beneficiar así a las exportaciones en dólares, pero manteniendo el nivel actual de retenciones.

En ese sentido, los últimos datos de la recaudación no son muy alentadores y dan cuenta de lo costoso que sería para el Gobierno resignar los derechos de exportación. En enero, los ingresos crecieron al menor ritmo en tres años y medio y totalizaron $ 24.109 millones, aunque habrían sido menos sin el aporte excepcional provenientes de la estatización de las jubilaciones. Lo que percibe el Estado por retenciones a las exportaciones agrícolas, energéticas e industriales se desplomó un 26,7% interanual, hasta los $ 3.257 millones, por la caída en los volúmenes comercializados por la crisis internacional.

Las retenciones son ingresos que el Estado nacional no coparticipa con las provincias y van a financiar las obras públicas en distintos puntos del país, algo vital en un año electoral como el actual. Desde las provincias que no apoyan la iniciativa de Santa Fe y Córdoba explican que distintas obras de infraestructura prometidas por el Gobierno son pagadas con estos ingresos.

Por otro lado, explicó el director de la consultora Analytica, Ricardo Delgado, aliviar la carga del sector exportador en tiempos de crisis es sumamente importante: “El debate debe ir más allá de si la suspensión de retenciones es fiscalmente sostenible o no, en momentos en que Europa, Estados Unidos y algunos países de Latinoamérica reducen impuestos a las exportaciones u otorgan subsidios”, dijo.

En tanto, los presidentes del bloque de diputados de la UCR, Gerardo Morales, y del Socialismo, Rubén Giustiniani, y la titular del bloque de Senadores de la Coalición Cívica, María Eugenia Estenssoro, pidieron ayer al Gobierno suspender las retenciones “por un ciclo agrícola” y abrir las exportaciones de lácteos y carnes.

Comentá la nota