Suspenden al funcionario que autorizó un dudoso pago de $ 54 millones

Suspenden al funcionario que autorizó un dudoso pago de $ 54 millones
Se trata de Juan Intelisano. Lo decidió anoche el ministro de Economía Fernández.
El ministro de Economía, Carlos Fernández, suspendió anoche preventivamente y sin goce de haberes al subsecretario de Administración de su cartera, Juan Intelisano, hasta que la Justicia se expida sobre la denuncia según la cual autorizó un pago ilegal de 54 millones de pesos a un pool internacional de aseguradoras. Fernández también decidió ampliar el sumario contra Intelisano y otros funcionarios que intervinieron en el pago irregular.

El contador Intelisano ingresó en la planta permanente del Ministerio de Economía en el año 1970 y accedió por concurso al cargo de Director General de Administración en marzo de 1992 con rango de subsecretario.

La decisión fue informado a través de un comunicado, mientras el fiscal de Investigaciones Administrativas Manuel Garrido solicitó que se investigue a los socios e intermediarios de las empresa de existencia real y fantasma que se repartieron esos 54 millones de pesos pagados irregularmente por. Era por una supuesta deuda -que hasta ahora no se acreditó- con la liquidada Caja Nacional de Ahorro y Seguro. Con la medida busca determinar quiénes fueron realmente los beneficiarios de la maniobra.

Garrido solicitó a la Inspección General de Justicia informes detallados sobre esas empresas que se llevaron el dinero que reclamaba el pool llamado Accolade. Del pedido que Garrido hizo a la jueza federal María Servini de Cubría, el fiscal Raúl Pleé también abrió una denuncia por lavado de dinero.

El pago fue autorizado en diciembre del 2007 por Intelisano sin considerar las objeciones que hizo la hoy subsecretaria Legal, Alejandra Tadei.

En su denuncia, Garrido sostiene que el croata Johann Holjevac, que reside en Uruguay y controla el hotel Las Cumbres (no el Conrad, como se informó erróneamente en otros medios) fue uno de los beneficiarios ocultos de la maniobra.

Los movimientos comenzaron el 20 de noviembre del 2007, cuando Intelsano autorizó el pago de los 54 millones de pesos. La suma de 9.173.729 pesos fueron acreditados en una cuenta de Jorge Enrique Rodríguez; 5.396.311 en la de Darío Morresi; y 5.396.311 en la de Jorge Pallavicino, entre otros.

Desde esas cuentas se emitieron decenas de cheques, algunos de los cuales fueron endosados a nombre de Accionar Sociedad de Bolsa, Asociación de Panaderos Unidos del Tercer Milenio y Deal Sociedad de Bolsa.

La empresa Accionar informó que los cheques que recibió fueron de "una operación comercial con Cooperativa de Vivienda, Crédito y Consumo Mediterránea", luego aclaró que, en realidad, fue con la Asociación Mutual Ferroviarios Unidos. Desde esa mutual, salió un cheque por 500 mil pesos para Agropecuaria Bahía, que fue constituida por dos personas que figuran en otras 100 sociedades anónimas. Las operaciones son muchas más y responden a dos cadenas paralelas en las que intervinieron personas con quiebras o sin antecedentes comerciales.

"Usar este tinglado de operaciones confusas, cuando en rigor el dinero estaba perfectamente disponible por vías más transparentes y expeditas, permite concluir que lo buscado fue justamente separar los montos pagos ilícitamente de su origen delictivo, obstaculizando su detección", opinó el fiscal. En otras palabras, Garrido quiere identificar a estos intermediarios porque sospecha que alguno de estos cobros en efectivo pudo ir al bolsillo de funcionarios.

Comentá la nota