Suspenden desagües de la calle Chile

Nación entregó un crédito de 4.100.000 pesos al municipio para financiarla, pero se licitó por un monto mayor. Un error de cálculos y la inflación elevaron más los costos. La comuna no puede afrontar la diferencia.
La obra de desagües pluviales de la calle Chile, una de las más esperadas por los vecinos de la zona, quienes veían inundarse sus casas con cada lluvia, estará parada, al menos, hasta mañana. Desde el sindicato de los obreros de la construcción reclaman soluciones urgentes para la decena de obreros que fueron enviados a sus casas, sin goce de haberes. Desde el municipio aseguraron que los problemas para financiar los trabajos comenzaron desde el origen mismo de la obra y aducen que no tienen dinero para afrontar los casi 3,5 millones de pesos que se necesitan.

El parate comenzó ayer a la mañana. Un día antes, la empresa Ilka Construcciones elevó una nota al municipio informando que suspendería los trabajos por 48 horas a la espera de una redeterminación de las obras. Entre los fundamentos que esgrimió está la mora de la comuna en el pago de las certificaciones de obra, pues les está adeudando las correspondientes a agosto, setiembre y lo que va de octubre.

Los desagües pluviales de la calle Chile, de acuerdo a un convenio firmado por el gobierno de Néstor Alcala (2003/07) y la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación, son financiados por el gobierno nacional a través del giro de fondos al municipio. En el conflicto desatado con esta obra, la provincia no tiene parte, aunque ahora las autoridades comunales están pensando en solicitar apoyo financiero para salir del cuello de botella.

Pecado original.

Diego Bosch, secretario de Obras Públicas, explicó en Radio Noticias que los problemas comenzaron desde el momento mismo de la licitación de la obra, durante la gestión del marinista Alcala. “A través de un crédito de Recursos Hídricos de la Nación, con un monto oficial de 4.136.000 pesos, se autorizó la ejecución de los pluviales. Pero cuando se licitó, la ganadora fue Ilka con un presupuesto de 5.451.000. Es decir, desde el comienzo surgió una diferencia de 1,3 millones. En ese momento, la municipalidad dijo que no habría problemas y que vería la manera de conseguir esos fondos”, explicó.

Pero la diferencia entre el préstamo de Nación y el costo final de la obra siguió creciendo. Las tareas comenzaron en la esquina de Chile y Mecca y avanzaron por la primera hasta pasar la calle Autonomista. A esa altura, según Bosch, tanto la inspección de obra como el proyectista, se dieron cuenta que en el proyecto hubo una omisión: faltaron consignar 16 mil metros cúbicos de excavaciones. “Desde Nación le decían al municipio que no podían certificar más excavación porque se les terminaron los metros cúbicos solicitados en el contrato”, reveló.

Cuando el error saltó a la vista de todos, la comuna estaba en manos de la intervención. Había terminado el gobierno de Alcala y también la breve gestión del justicialista Juan Tierno. A los 1,3 millones de diferencia originales, ahora se sumaba poco más de un millón de pesos para financiar las excavaciones que restaban. Es decir, la comuna ya tenía que hacerse cargo de casi 2,5 millones en plena crisis de sus finanzas.

“No llegamos”.

Luego, el paso del tiempo y la inflación hicieron el resto. Los costos de mano de obra y adquisición de materiales fueron creciendo hasta agrandar la brecha en 1,2 millones de pesos más. “Entonces estamos hablando de una obra de 7,5 millones, es decir, que la comuna tiene que salir a financiar 3,5”, concluyó Bosch.

¿Puede el municipio aportar esa suma? La respuesta del secretario fue un rotundo no. ¿Qué ocurrirá con la obra? “Lo que tenemos que hacer es redeterminar junto a la empresa, no los valores, sino la obra. Qué parte no se ejecuta y qué parte se va a poner como excavación. Una forma es decirle a Ilka: ‘hay plata para hacer hasta acá’, pero si conseguimos financiación, se puede hacer la obra completa”, respondió.

Empleados sin trabajo

El secretario de Finanzas de la Uocra, Silvio Benvenutto, informó ayer que son una decena los obreros suspendidos por el parate de la obra de desagües pluviales de la calle Chile. "La empresa suspendió a todos, sin goce de haberes, salvo por cuatro trabajadores que están encargados de la parte de mantenimiento y seguridad", informó a LA ARENA en la sede del gremio.

El dirigente recordó que junto a Ilka existe una subcontratista trabajando en la obra, la firma Fonseca, la cual posee una veintena de empleados que también fueron afectados por la suspensión de los trabajos, aunque aseguró que en el caso de éstos la empresa posee otras obras en marcha con lo cual los obreros fueron reubicados.

Respecto a los sueldos, Benvenutto afirmó que Ilka y Fonseca están al día, aunque ahora afrontan el problema derivado de la suspensión por la falta de cobro de los certificados. Sobre las medidas a tomar por el gremio para reclamar una solución a la situación de los trabajadores, el secretario de Uocra manifestó que por ahora reclamarán en el lugar de trabajo, pero no descartó la posibilidad de manifestarse ante el municipio.

Comentá la nota