Suspenden clases en cuatro escuelas del sur porteño por inseguridad

Los colegios 4, 11, 12 y 22 decidieron unir fuerzas para reclamar seguridad al Gobierno porteño y a la Policía Federal, y este viernes cerrarán sus puertas durante el turno tarde, en medio de una ola de delitos que afecta a comunidades de esas escuelas del distrito 19º y que están pegadas a la villa 1-11-14 .
Una asamblea, de la que participaron cerca de 200 personas, dispuso este jueves suspender este viernes las clases en el turno tarde en los cuatro colegios por falta de garantías, realizar un corte de calle en avenida Francisco Fernández de la Cruz y Centenera, y marchar hacia la comisaría 34.

Maestros, personal auxiliar y de comedor, padres, alumnos y vecinos de estos establecimientos se concentrarán en Mom al 2300 y luego se movilizarán hasta la dependencia policial ubicada en Quilmes al 400.

Las comunidades educativas de estos colegios reclaman que el Gobierno de la Ciudad "garantice la seguridad en la entrada y la salida de las escuelas" y que restituya de inmediato el programa de "Corredores Seguros".

"Son cuatro escuelas que están pegadas a la villa 1-11-14 y constantemente recibimos asaltos, golpes, a los maestros, a los vecinos del barrio, a los camareros, a los auxiliares", aseguró el delegado de UTE José Bradford, en declaraciones a Noticias

Argentinas.

"A los chicos les roban las mochila, les roban a los padres que llevan a los chicos a la escuela (...) Hoy hicimos una asamblea y mientras estábamos marchando un auxiliar sufrió un intento de asalto. Acá alguien es asaltado todos los días de la semana", remarcó Bradford.

El representante de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) afirmó que "el Gobierno de la Ciudad debería resolver esto" y agregó que las autoridades porteñas conocen esta problemática, vinculada -según Bradford- al "consumo de drogas".

"Lo que nos roban es para el paco. La villa 1-11-14 es uno de los laboratorios de droga más grande de la Ciudad. Este tipo de drogas, el paco, rompió completamente con los códigos que tenían los delincuentes, frente a los maestros, frente a los vecinos de

la misma villa", enfatizó.

Bradford, que también denunció que existen serios problemas de infraestructura en las escuelas del sur porteño, indicó que la marcha de mañana tiene como destino la comisaría 34 debido a la "humillación" que sienten las víctimas de robos que concurren a esa dependencia a realizar su denuncia.

"Nuestra queja hacia la comisaría pasa por los pocos móviles que tienen en la zona y también porque a la humillación que significa ser asaltado, golpeado, se agrega la humillación de estar cuatro horas en la comisaría para hacer una denuncia", subrayó el sindicalista.

"Mucha gente robada no va a hacer la denuncia", dijo Bradford, que pidió "garantías de seguridad" para las escuelas y agregó que los vecinos del barrio, junto a las comunidades educativas de los cuatro colegios afectados, se están organizando para impulsar medidas de protección propias.

Comentá la nota