Los susanos de la mano dura

Los susanos de la mano dura
El asesinato de Hernán Landolina potenció el efecto Susana: figuras de la farándula y ciudadanos salieron a apoyar, con distintos matices, la frase “el que mata, tiene que morir”. La polémica.
El crimen a sangre fría de Hernán Landolina, el personal trainer de Guillermo Cóppola asesinado el martes por la noche de un balazo en la cabeza por dos delincuentes que le robaron su camioneta en la localidad bonaerense de Lomas del Mirador –a 15 cuadras de donde mataron al florista de Susana Giménez– potenció el efecto paredón. Los familiares de la víctima y sus vecinos se sumaron al discurso de la diva, quien horas después del asesinato de su amigo Gustavo Lanzavecchia, ocurrido hace seis días, pidió la pena de muerte con una frase que repitió tres veces ante los medios: “El que mata, tiene que morir”.

Con distintos matices, el reclamo de mano dura se hizo escuchar. Los programas de radio recibieron cientos de llamados de oyentes; algunos blogs quedaron saturados por los mensajes pro pena de muerte; y en Facebook hay grupos que debaten bajo la consigna “el que mata, tiene que morir”. Un amplio sector de la farándula admitió que Susana se hizo eco de “lo que todo el mundo piensa y nadie se anima a decir”: la apoyaron desde Sandro y Cacho Castaña hasta Guillermo Francella, Mike Amigorena, Moria Casán y China Zorrilla.

En seis días hubo dos crímenes en la localidad bonaerense de Lomas del Mirador, en el partido de La Matanza. El viernes Lanzavecchia fue asesinado en su casa. El miércoles por la noche Landolina recibió un disparo en la puerta de la suya, en Irala al 2400. “Susana tiene razón: esto se soluciona con la pena de muerte”, dijo Ana María, la suegra del profesor de gimnasia. Sus vecinos la apoyaron. “Pedimos paredón para los asesinos”, dijo Cecilia Acuña.

LA FARÁNDULA DEBATE. “El 85,7% de la gente que opinó en una encuesta de internet está de acuerdo conmigo”, dijo Susana. Los vecinos de Barrio Parque, donde vive la conductora, también le dieron su apoyo ante el movilero de un programa de tevé. Los familiares de Lanzavecchia opinaron como Su. “Terminemos con los derechos humanos y esas estupideces”, había dicho indignada y entre lágrimas. Aunque con distintos matices, la mayoría de los famosos consultados por Crítica de la Argentina respaldó a Susana.

El primero en hacerlo fue Sandro: “Susana tiene razón, y el que diga que estuvo mal, que se corte un dedo de la mano. Puso los huevos arriba de la mesa. Si te matan a un familiar, ¿qué vas a decir? Los que matan, tienen que morir. Y ojo que no estoy a favor de la pena de muerte porque soy cristiano”.

“Los asesinos ya declararon la pena de muerte. Nosotros tenemos que tener el derecho a la vida y a la revancha. Son irrecuperables, lo que dijo Susana me parece perfecto”, dijo el cantante Cacho Castaña.

Para el actor Guillermo Francella, “es de hipócritas creer que alguien puede pensar distinto que ella. Acá nadie puede dejar de decir eso cuando te tocan a un familiar. El que mata, el que viola, tiene que morir, pero en la cárcel. Ni dos por uno, ni beneficio de la duda”.

Moria Casán señaló que “la pena de muerte sería muy liviana porque te los sacás de encima muy fácil. Encima, estando presos los mantenemos nosotros. A Susana no se la toma nunca en cuenta, siempre dicen que es inimputable. ¿Por qué ahora no la dejan descargarse, una vez que sale, con huevos, a decir lo que siente?”.

“No soy partidario de la pena de muerte, pero creo que en algunas situaciones sería válida. Habría que estudiar los casos”, opinó el empresario teatral y conductor televisivo Gerardo Sofovich.

Mike Amigorena, protagonista de Los exitosos Pells, expresó: “Me parece que matar al que mata no es lo más acertado. Sería poner un parche. Ahora, que el que mate pierda un miembro, no estaría mal. Si roba, le sacan un dedo. Si vuelve a robar, le sacan otro. Así habría una conducta. Pero para que eso se sostenga, hace falta una disciplina”.

“Ella se mostró sin maquillaje, furiosa, triste. El dicho fue horrible, pero tenía razón. Soy una defensora de Susana, quizás porque sentí lo mismo”, dijo la actriz China Zorrilla. El cineasta Juan José Campanella coincidió: “Si me hubiesen matado a alguien querido podría haber dicho cualquier cosa. Lo que dijo Susana provino de la desesperación que sentimos todos”.

No toda la farándula adhirió por completo a las declaraciones de Su. “Susana habló dolida y hay que comprenderla, pero no estoy de acuerdo con la pena de muerte”, dijo Mirtha Legrand. El actor y ex diputado radical, Luis Brandoni, coincidió con la diva de los almuerzos, “pero no por eso los delincuentes tienen que andar por la calle. Hay que ser duros con la ley”.

“Esta película la viví en Colombia en el 77. Las penas tienen que ser más graves, pero la pena de muerte no está bien”, dijo Carlos Bilardo, manager de la Selección nacional y secretario de Deportes bonaerense.

“Me opongo a la pena de máxima. En la Argentina es terrible la inseguridad pero esto pasa en todo el mundo”, opinó el actor Carlos Perciavalle. Para el cantante Raúl Lavié, “lo que dijo Susana es difícil de apoyar. Pero faltan penas más duras y menos perdón a quienes salen en libertad y vuelven a delinquir”.

El actor y diputado oficialista Claudio Morgado cuestionó el discurso de Susana: “Hay una responsabilidad social de los grandes comunicadores. Como si todo lo que dice un famoso de la tele fuese verdad. A partir de ahí escuché una legitimación de la pena de muerte de la gente que llamó a la radio”.

“Los delincuentes te matan por nada”

“Jamás podría estar a favor de la pena de muerte porque soy un enamorado de la vida. Me encanta vivirla. Con la muerte no estoy bajo ningún punto de vista. Susana habló desde el corazón. El profe Hernán era un tipo familiero y laburador. No tenían derecho a quitarle la vida y arruinar a una familia. Tiene que haber leyes más duras. Algo tenemos que hacer. Hoy no se puede salir a la calle. Todos tenemos miedo. A mí me robaron tres veces. Ahora uso reloj de plástico”. Dolido por el crimen de su personal trainer, Guillermo Coppola se mostró en desacuerdo con Susana Giménez.

La última vez que se vieron en el gimnasio, Coppola y Hernán Landolina hablaron de la inseguridad. “Como al otro día yo viajaba a Dubai por un tema empresarial ligado al fútbol, le conté que Susana había dicho que en ese lugar no había cárceles porque mataban a los delincuentes. Hernán estaba preocupado por la inseguridad, como nos pasa a todos. Los delincuentes de ahora cambiaron. Te matan por nada. Estuve en prisión por una causa armada, pero conocí a muchos delincuentes, como el ‘Tractorcito’ Cabrera, que tenían códigos”, dijo el ex representante de Diego Maradona a Crítica de la Argentina.

“Susana habló en caliente. Todos miramos para los costados por miedo a que nos roben o nos maten. A todos nos puede tocar ser víctima de la inseguridad. No tengo auto porque prefiero moverme en taxi. No puede ser que vivamos encerrados”, opinó el empresario futbolístico.

Comentá la nota