Surge una opción desde el sector empresario

Se trata del presidente de Fiat y de Ferrari
ROMA (De nuestra corresponsal).- ¿Coincidencias del destino? El mismo día en que la Corte Constitucional le propinó un duro revés a Silvio Berlusconi al rechazar el "lodo Alfano", Luca Cordero Di Montezemolo, el presidente de Fiat y de Ferrari, uno de los empresarios más influyentes del país, presentó en sociedad una fundación llamada Italia Futura.

El acto, al que asistió todo el establishment local, no fue otra cosa que la bajada a la arena política de Montezemolo como una seria alternativa a Berlusconi, en momentos en que la imagen del premier se ve desgastada, sobre todo en el exterior.

El elegante Montezemolo, cuyo nombre es mencionado desde hace meses como el futuro líder de una nueva fuerza de centro, o incluso para encabezar un eventual "gobierno institucional", negó todo.

"Se han lanzado hipótesis realmente fantasiosas, que identificaban nuestra asociación como a un laboratorio secreto de misteriosas alquimias políticas o como expresión de un oscuro complot. Es inaceptable que se lancen acusaciones de complot contra quien quiere hacer más rico el debate de ideas", afirmó Montezemolo.

"No tenemos nada que ver con un partido o movimiento político. Italia Futura es sólo un lugar de propuestas para desbloquear el país", agregó, al referirse a su ambicioso proyecto, que dará a la luz, cada tres meses, una investigación con propuestas para mejorar Italia.

Más allá de sus desmentidas, el presidente de Ferrari es visto como una opción, en un panorama con pocas alternativas serias en la oposición. Montezemolo es una figura de gran prestigio, que no es un político (hoy totalmente desacreditados en Italia), y que tiene buenas relaciones con la Iglesia Católica, los empresarios, la derecha y la izquierda.

No por casualidad asistieron a la presentación de Italia Futura el presidente de la Cámara de Diputados y socio político de Berlusconi, Gianfranco Fini (que también es considerado un posible sucesor del Cavaliere) , y Enrico Letta, uno de los pesos pesados de la centroizquierda.

Como para reafirmar que no tiene ambiciones políticas, Montezemolo, que podría liderar una coalición con representantes de la derecha y la izquierda, respaldó en su discurso a Berlusconi. "En Italia, en estos momentos, hay un gobierno plenamente legitimado por un amplio mandato electoral, que yo espero que complete la legislatura", dijo. Y agregó: "Personalmente, considero que el gobierno, en muchas cuestiones, está llevando a cabo su trabajo. Aunque otras personas en Italia Futura tienen una opinión distinta".

Comentá la nota