Suponen los carniceros que ya no habría más aumentos

Suponen los carniceros que ya no habría más aumentos
La opinión mayoritaria de los encargados de carnicerías es que hasta enero de 2010 no se producirían incrementos en el precio de la carne. Afirman que es un problema de oferta y demanda, escasez de ganado y el faenamiento temprano de crías y hembras-madres.
Hasta fin de año y quizás las primeras semanas de enero de 2010, los precios de la carne, principalmente, los cortes más populares, se mantendrían en los valores actuales. La presunción surge de una consulta de opinión que realizó LA CAPITAL entre encargados de las principales cadenas de carnicerías de Mar del Plata, quienes argumentaron que después de los dos o tres aumentos que registraron durante diciembre estos productos, en un promedio, cada uno de ellos, de un 10 a 12 por ciento, los precios permanecerán estables hasta después de las fiestas de fin de año o, quizás, ya adentrada la temporada estival.

El principal problema asociado a estas variaciones de precios registradas este mes es la falta de oferta y la creciente demanda, teniendo en cuenta que los niveles de consumo por persona, a pesar de los constantes aumentos se mantiene en los promedios históricos (aproximadamente, 70 kilos anuales).

Pero también la restricción en la oferta, si bien podría pensarse en que se debe a una actitud especulativa y a una conveniencia mayor hacia el negocio exportador, por encima de la demanda del mercado interno, tiene su origen en las secuelas que dejó el conflicto del campo y los períodos de sequías y de inundaciones que, en algunos casos obligó al faenamiento de terneros jóvenes y de hembras-madres, que provocaron una notable disminución en los planteles vacunos.

Una menor incidencia tuvo el aumento de la exportación por el incremento de la cuota Hilton y de los precios comparativos internacionales, ya que los cortes que se venden al exterior son diferentes a los que tienen mayor demanda en el mercado interno.

Las opiniones recogidas entre los que se dedican principalmente al negocio minorista de la carne fueron de dos clases. Unas son los que dependen de lo que suceda en el mercado de Liniers y, por ende, del importante papel que juegan los intermediarios. Las otras son de aquellos grupos que tienen un stock ganadero propio e incluso firigoríficos, que le permiten controlar los costos en toda la cadena de producción.

Sin embargo, entre las carnicerías de uno y otro grupo no se observaron importantes desniveles en los precios (en promedio, no más de 2 pesos de diferencia), por lo que se puede concluir que existen costos similares debidos a los incrementos de los recursos de manutención del animal, que incluyen el alimento, con toda las tareas que lo rodean y las acciones sanitarias.

Una de las causas es

la escasez de ganado

* Juan Fernández ("Raffe"): "Aparentemente, los precios se mantienen en el mismo nivel hasta después de las fiestas y quizás unos días después. En este mes, hubo dos aumentos. El último tuvo lugar hace cerca de 10 días. Y en promedio, un 15 a 20 por ciento sumando ambos. Realmente, no sabemos cuánto será el próximo incremento. Es un mercado muy difícil de prever si lo comparamos con otros. En cuanto al motivo que lleva a estos aumentos es la escasez de ganado, el costo que tiene mantenerlo, al haber disminuido considerablemente, a causa de la disminución del pastoreo por problemas climáticos, entre los que ocupa un importante lugar la sequía que todavía estamos sufriendo en toda la zona pampeana".

* Hernán Gallo ("Los Reseros"): "Mientras en Liniers siga aumentando la carne, tenemos que llevar esos incrementos a las carnicerías si queremos mantener nuestros negocios, porque si no después es muy complicado reponer el stock. El último aumento producido este mes llegó casi a un 20 por ciento. Esperamos que antes de que pase fin de año no se vuelvan a producir nuevos aumentos. Esta recesión en el mercado ganadero tiene, en parte, su origen en que este año se mataron muchas reses que no correspondían, como crías y madres, por lo que el plantel de vacunos disminuyó en gran medida. No podemos decir que esta disminución de la oferta se deba a que nuestra carne se está exportando, porque la tropa que se faena para el mercado externo es diferente a la del mercado interno. El tema no es de tono especulativo sino práctico: no hay animales. Digamos que la renovación de planteles demandará más de cuatro años. Recién entonces podría normalizarse este mercado. Para darse una idea del costo que tiene mantener un animal, se puede ejemplificar en que el ganadero lo debe mantener vivo al menos durante seis meses, en el que el animal consume más de 25 kilos de alimento diario, y no tengamos en cuenta los otros gastos. Asimismo, tengamos en cuenta que durante todo el año, antes de estos dos incrementos, el precio se mantuvo estable".

* Ricardo García ("Frigorífico del 90"): "Este mes se produjeron entre dos y tres aumentos. Pero en lo que tiene que ver con nuestra empresa, no estamos ligados a ello, porque contamos con campo, ganado y frigoríficos propios. Por eso, si la comparan con los precios de otras carnicerías van a ver que los nuestros son inferiores. Después, la fijación de precios depende de la oferta y demanda. Son muy caros los insumos. La ventaja que tenemos sobre los demás es que no existen intermediarios y tenemos una política de competir con precios más bajos. Por eso, si los demás aumentan nosotros no necesariamente lo haremos, a menos que se incrementen los costos reales. La diferencia de precios que tenemos sobre cualquier otra carnicería está, con un promedio, en dos pesos. También, tengamos en cuenta que está faltando el novillo, a causa de las políticas agropecuarias. Y si bien es un problema de años, tampoco ahora existe una clara política ganadera. Con respecto a la exportación, considero que incide en esta problemática, ya que al levantar la cuota Hilton, se notó más la falta de novillos".

Comentá la nota