Los superpoderes suman rechazos

La oposición afirmó que el Gobierno dispone de otras herramientas para redireccionar fondos del presupuesto
A medida que pasan los días, el anuncio de la presidenta Cristina Kirchner de limitar el uso de los "superpoderes" genera desconfianza y rechazo en la oposición, que ha empezado a descubrir que del proyecto ingresado la semana pasada en el Senado se desprende que no existe tal concesión de facultades, sino que, por el contrario, podrá disponer de cifras multimillonarias para distribuir a su antojo.

"La trampa está en que el Gobierno cuenta con otras herramientas para reasignar partidas del presupuesto a su antojo, como los decretos de necesidad y urgencia, pero también en el hecho de que excluye de los alcances del proyecto las obligaciones a cargo del Tesoro", denunció el senador socialista Rubén Giustiniani.

Las llamadas Obligaciones a cargo del Tesoro es lo que en la jerga presupuestaria se conoce como Jurisdicción 91, que ha servido de atajo al Poder Ejecutivo para manejar y distribuir sin control parlamentario partidas del Presupuesto varias veces millonarias sin recurrir a la ley de administración financiera.

Por este camino, el Gobierno dispone de 15.900 millones de pesos presupuestados, una cifra superior al 5% del presupuesto (poco más de 10.000 millones sobre un total de recursos de 207.000 millones de pesos), que ahora la Casa Rosada pretende poner como límites para reasignar partidas.

Pero el proyecto firmado por la jefa del Estado excluye a esa jurisdicción de los alcances de las limitaciones, y se garantiza así la continuidad de amplias facultades en esa materia.

Lo más polémico de la herramienta es que, bajo el rótulo de la Jurisdicción 91, el Gobierno dispone de una amplia discrecionalidad para atender cuestiones que van desde hechos concretos, como la cobertura de gastos por emergencias por catástrofes naturales, hasta cuestiones más difusas, como la asistencia financiera a sectores económicos, a empresas públicas y a provincias.

"Por la Jurisdicción 91 se pueden asignar partidas a piaccere ", se quejó el diputado Claudio Lozano (Proyecto Sur-Capital Federal). "Esto [por el proyecto del Gobierno] es una gran simulación", agregó.

Para dar una idea del uso que de esta facultad ha hecho el kirchnerismo basta citar que el año pasado destinó 1067 millones de pesos a las empresas privadas operadoras del servicio de energía, un sector de buena sintonía con el matrimonio que habita en la residencia de Olivos.

Casi el triple de esa cifra (2.864 millones de pesos) fue destinado como asistencia financiera a las empresas públicas del mismo sector, en particular a la joya de la corona kirchnerista: la petrolera Enarsa, una compañía cuya administración y resultados muy pocos conocen en detalle.

Silencio radical

A pesar de la claridad de las cifras y de las quejas de varias fuerzas de la oposición, el radicalismo mantiene todavía un extraño silencio de radio sobre el tema.

La última señal de los radicales sobre el proyecto de límite a los superpoderes establecidos en el artículo 37 de la ley de administración financiera data de la semana pasada, cuando el presidente de la UCR y senador por Jujuy, Gerardo Morales, dijo que iban a estudiar la iniciativa.

"El trabajo en comisiones y las próximas sesiones demostrarán la verdadera vocación del kirchnerismo en el diálogo y en la construcción de consensos", dijo Morales, sin anticipar una definición del partido que conduce.

Desde aquella declaración, han pasado cinco días y, por el momento, la UCR no ha levantado la voz para cuestionar el texto remitido por el Gobierno, salvo para destacar que "no sólo existen superpoderes por amparo en la ley de administración financiera", ya que "el kirchnerismo maneja discrecionalmente los fondos públicos usando otras herramientas, como son las leyes de emergencia económica o los Decretos de Necesidad y Urgencia [DNU]".

La versión más naíf de este silencio sostiene que el radicalismo ha quedado esclavo del compromiso acordado apenas un día antes del anuncio de la Presidenta, cuando le reclamaron al jefe del bloque kirchnerista del Senado, Miguel Pichetto, la misma limitación que finalmente envió el Gobierno. Otros, más desconfiados, sostienen que detrás hay un pacto entre el PJ y la UCR.

La Comisión de Presupuesto y Hacienda comenzará a analizar mañana el proyecto de ley impulsado por el Gobierno que fija un tope del cinco por ciento a la facultad de reasignar partidas que el Congreso cedió a favor de la jefatura de Gabinete.

El texto será analizado a partir de las 11 en el Salón Eva Perón por los 15 integrantes del cuerpo.

5 %

Es el techo de los superpoderes

* El Gobierno envió la semana última un proyecto a la Cámara alta para poner ese tope a las reasignaciones presupuestarias de las que dispone el jefe de Gabinete.

$ 1067

Millones se redireccionaron

* En 2008, y valiéndose de otras herramientas administrativas, como la conocida como Jurisdicción 91, el Gobierno redireccionó esa gran cantidad de recursos públicos al sector energético.

Protagonistas

RUBEN GIUSTINIANI

Socialismo-Santa Fe

* El senador socialista Rubén Giustiniani denunció que el Gobierno cuenta con otras herramientas para reasignar partidas del presupuesto y que el proyecto de superpoderes excluye de sus alcances las obligaciones a cargo del Tesoro.

GERARDO MORALES

Radicalismo-jujuy

* El senador radical dijo que iban a estudiar la iniciativa y aseguró que "el trabajo en comisiones y las próximas sesiones demostrarán la verdadera vocación del kirchnerismo en el diálogo y la construcción de consensos".

MIGUEL PICHETTO

Peronismo-rio negro

* El jefe de la bancada de senadores del PJ buscará negociar con la oposición la aprobación del proyecto de ley de superpoderes. Para esto, buscará consensuar con la UCR.

Comentá la nota