Superpoderes: las coronarias de Pichetto, al límite

Superpoderes: las coronarias de Pichetto, al límite
El jefe de la Bancada oficialista suma y resta para asegurar la aprobación, pero circulan versiones sobre algunos votos "dudosos" en el bloque del FPV.
El oficialismo del Senado necesita mañana de varios votos cruciales para abrir la sesión en la que tratará la prórroga de las facultades delegadas, ante la negativa de la oposición a aportar presencia al número mínimo que se exige para sesionar. En los corrillos opositores se comentaba que el bloque oficial habría sufrido varias bajas que complicarían seriamente la tarea de Miguel Angel Pichetto para sentar en sus bancas a la mitad más uno de los legisladores.

La decisión opositora fue adoptada tras reuniones paralelas del Grupo Federal, en el que se integran los justicialistas disidentes de varias provincias, y del Acuerdo Cívico y Social, que nuclea a radicales, cívicos y socialistas, luego que los presidentes de todos los bloques acordaron el temario de la sesión de mañana.

La cámara de Senadores v ivirá a partir de las 11 una jornada intensa, en la que el oficialismo pondrá su máximo esfuerzo en conseguir la aprobación de proyectos de gran importancia para el gobierno, como la ley de facultades delegadas, la sanción favorable del proyecto oficial de superpoderes y la creación de un fondo especial para emergencia agropecuarias.

El bloque oficialista, actualmente integrado por una nómina oficial de 38 legisladores, moderó hoy las expresiones de optimismo que mantuvo en los últimos días, al comprobar que varios de sus miembros (pordistintas razones) no estarán en la sesión o existen dudas como para contarlos como votos seguros.

La bancada oficial ya descontó a los cordobeses Roberto Urquía y Haidé Giri, el primero por encontrarse fuera del país y la segunda por haberse sometido a una operación. Paralelamente se supo que podría estar ausente la misionera Elida Vigo. Comentarios surgidos de la reunión del bloque kirchnerista que deliberó en las primera horas de la noche, aseguraron que contarían con 35 legisladores propios -dos menos del quórum-, pero podrían llegar a 38 con el respaldo de dos fueguinos y un neuquino, mientras no se sabe lo que sucederá con el catamarqueño Ramón Saadi y la rionegrina María Bongiorno.

Lo oposición, en tanto, que estuvo pendiente de la fractura del bloque Santa Fe Federal (Reutemann-Latorre), para medir las consecuencias políticas eventuales del hecho en el Congreso y el Senado, coincidió en dejar que el oficialismo conforme el número mínimo requerido para deliberar, antes de hacerse presente en el recinto.

Para la sesión de mañana, el Congreso adoptó medidas extraordinarias de seguridad para evitar que se produzcan incidentes tanto dentro como fuera del recinto. De hecho, hoy grupos de productores agropecuarios recorrieron los despachos de los senadores para pedir que se opongan a la extensión de las facultades delegadas. El temario de la agenda comenzará con el debate de un dictamen consensuado entre los bloques sobre la ampliación a los docentes universitario de un régimen jubilatorio especial a jubilación, para el que se prevé poco debate.

Los temas fuertes vendrán luego, cuando se ponga a consideración de inmediato el proyecto oficial de prórroga por un año de las facultades delegadas por el Congreso a favor del Poder Ejecutivo, en el que el oficialismo se jugará en argumentar que la iniciativa aprobada por Diputados marca recortes sobre la legislación actual, porque reduce de tres a un año su vigencia y limita la subdelegación de las facultades entre organismo oficiales.

Las potestades cedidas por el Poder Legislativo pasaron a formar parte de 1901 leyes que nunca fueron revisadas, pese al mandato expreso de la Constitución reformada de 1994 que ordenó realizar de un digesto en cinco años, que fue sucesivamente prorrogado cada tres años, y ahora vence el 24 de agosto.

La oposición se negará a sancionar la norma en esas condiciones y pide el retorno de las facultas al Congreso, entre las que figura la de fijar retenciones agropecuarias al agro, la principal bandera levantada en estos días por las organizaciones el campo y los partidos que enfrentan al gobierno.

Una vez debatidas las facultades cedidas por el Parlamento, la agenda contempla la discusión del proyecto gubernamental que fija un techo del 5 por ciento a las facultades del jefe de Gabinete para reasignar partidas contempladas para otros objetivos en el Presupuesto Nacional.

El cuarto tema será el tratamiento del proyecto aprobado por Diputados que crea el Sistema Nacional para la Prevención y Mitigación de Emergencias y Desastres Agropecuarios, por el cual se establece un fondo mínimo de 500 millones de pesos, al que se opone el radicalismo que pide que ese monto será fijado en 1.000 millones.

Comentá la nota