Los supermercados marplatenses están abasteciendo normalmente a sus clientes

La gente se limita a comprar lo que necesita. Café, aceite, azúcar y harinas figuran entre los productos que han comenzado a escasear en algunos establecimientos.

A pocas horas de los comicios legislativos previstos para mañana, no obstante la incertidumbre que existe acerca de cuál será -una vez conocido el resultado de la elección- el comportamiento de los valores de los productos que integran la canasta familiar (algunos artículos tienen precios acordados con el Gobierno sólo por un tiempo más), el abastecimiento a clientes por parte de los supermercados marplatenses, salvo algunos casos puntuales, se está llevando a cabo con normalidad.

Esto es lo que ocurre más allá de que, en algunos de esos comercios, se advierte que hay góndolas en las que fundamentalmente están faltando determinadas marcas de aceites, harinas, café y azúcar.

Un relevamiento efectuado ayer por LA CAPITAL permitió comprobar que la gente compra lo imprescindible con lo cual deja de lado una actitud que, siquiera por un tiempo, la estaría protegiendo de posibles incrementos de precios.

Claro está que, a esta altura del mes, no deben ser muchos los que cuentan con dinero suficiente como para adquirir más productos que los absolutamente necesarios; sin embargo, a pesar de que se reconoce una cierta expectativa inflacionaria para el futuro inmediato, no deja de llamar la atención que tampoco se esté apelando al uso de dinero plástico (tarjetas de crédito) para cargar los "changuitos" un poco más que lo habitual.

En cuanto al comportamiento del dólar, el hecho de que en los últimos días haya subido de precio robustece la idea de que, en poco tiempo más, los valores de algunos artículos acentuarán su tendencia alcista mucho más allá de lo que habitualmente reconoce el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).-

Opiniones

A las puertas del supermercado ubicado en Avda. Juan B. Justo y Santa Fe, Oscar Nievas sostuvo que "soy cliente y no advierto faltante de mercadería; en materia de precios no vi que se hayan producido cambios significativos; espero que a partir del lunes tampoco los haya".

Román González dijo que "no me puedo quejar ya que de lo que vine a comprar no falta nada; los precios me parecen buenos y espero que no se modifiquen". Teresa García, que se expresó en similares términos, señaló: "faltantes no hay; soy clienta y lo que vine a buscar lo encontré"; no obstante, manifestó tener temor de que, pasadas las elecciones, los precios se incrementen mucho.

En el comercio ubicado en la intersección de Córdoba y Saavedra, Lucrecia Tévez sostuvo que "lo que no hay de ninguna marca es café molido; tuve que comprar instantáneo; si bien no comprobé otros faltantes, tengo la impresión de que en las góndolas no tienen tanta mercadería como antes".

Zhen Lifeng, responsable del supermercado ubicado en Dorrego al 3.400 (integrante de la Cámara de Comerciantes Chinos -Casrech-) sostuvo que "estamos bien abastecidos, casi sin faltantes y nos esmeramos por tener buenos precios, aprovechando las ofertas de nuestros proveedores; en los últimos tiempos lo que más aumentó fue el vino", admitió.

Más testimonios

Silvia López, clienta del establecimiento afirmó que "vengo seguido porque vivo cerca; no veo que estén faltando productos; el aceite y los lácteos siguen con el mismo precio pero advierto que algunos productos de perfumería subieron un poquito; por radio escuché el rumor de que a partir del lunes podría haber un reajuste de precios; espero que sea algo infundado; de todos modos, no veo que haya gente cargando de más sus carritos".

En el supermercado ubicado en Avda. Constitución y Monseñor Zabala, Horacio Comba sostuvo que "no vi que falte mercadería; encontré todo lo que vine a buscar; los precios son buenos y hay varias ofertas". Acerca del futuro inmediato sostuvo que "la gente siente miedo porque no tiene confianza en el gobierno; aspiro a que podamos vivir en un país mejor".

El matrimonio integrado por Sandra y Gustavo Prieto coincidió en que "mercadería no falta; con relación a los precios, puede pasar cualquier cosa ya que tenemos un gobierno que no inspira confianza; somos comerciantes y nos damos cuenta de que la gente, por falta de dinero, no está en condiciones de comprar más".

Joana, que acudió al lugar en compañía de su madre, sostuvo que "la verdad, hay de todo, pero advierto que los precios subieron un poquito; lo que me llamó la atención fue ver a tan poca cantidad de gente efectuando sus compras".

Comentá la nota