Supermercado marplatense abre en Pinamar a metros de su competencia

Se trata de la firma Toledo, que en diciembre tendrá una sucursal ubicada a escasos metros de otra perteneciente a una cadena rival. En este municipio no hay impedimentos para abrir locales comerciales.
Un nuevo supermercado abrirá sus puertas en Pinamar para empezar a competir muy de cerca con otras empresas del mismo rubro a partir de diciembre. Se trata de la firma marplatense Supermercados Toledo, que instalará una sucursal a escasos metros de otros dos establecimientos del mismo rubro.

El local todavía está en construcción en una zona comercial estratégica y muy demandada, donde ya funcionan grandes comercios de la cadena Disco y de la empresa pinamarense San José. Está situado en el casco urbano, limítrofe a la zona céntrica, a dos cuadras de avenida Bunge, una de las principales arterias de la localidad.

Es una zona poblada donde se asienta la clase media, alejada de las ostentosas viviendas del norte de la ciudad o de la zona del golf.

Consultados vecinos y comerciantes del lugar, consideraron que lejos de ser una mala noticia la llegada de un nuevo supermercado, apuestan a que se convertirá en una opción más dentro del corredor comercial que comprende la zona.

La apertura de Toledo está prevista para el 6 de diciembre, aunque dependerá de cómo marchen las obras iniciadas hace varias semanas en el predio de calle Rivadavia casi Júpiter.

El lugar fue alquilado por la empresa por un plazo de 5 años con la posibilidad de extenderlo por otro período igual. Dos carteles en la futura entrada al supermercado ya indican la solicitud de personal a incorporar teniendo en cuenta que permanecerá abierto durante todo el año, proponiendo una oferta laboral estable para el trabajador pinamarense.

Expectativas y contraste

La llegada de la empresa marplatense Toledo generó expectativas en Pinamar y marcó un contraste con lo ocurrido hace pocas semanas en Mar del Plata, donde luego de una fuerte confrontación entre distintos sectores -incluida una ordenanza vetada parcialmente por el intendente Gustavo Pulti- se establecieron parámetros que regulan la instalación de grandes superficies comerciales.

En esa circunstancia, en Mar del Plata, la firma Toledo lideró una posición claramente contraria a la radicación de cadenas comerciales del rubro alimenticio, en defensa de sus propios locales, de su producción y sus empleados.

Pero en Pinamar el panorama es distinto pues la habilitación fue aceptada sin mayores inconvenientes al tratarse de un espacio ubicado dentro de los límites indicados en el código urbano para este tipo de emprendimientos.

Con la llegada de la cadena marplatense, ahora serán tres los supermercados que convivirán en un radio no mayor de 300 metros, sin contar a otros negocios de menores dimensiones tales como mercados, minimercados, almacenes y verdulerías.

La situación actual también se diferenció de lo ocurrido con la empresa Coto, que inició actividades en el frente de la ruta 11 con un hipermercado, en 2006. En esa oportunidad pequeños y medianos comerciantes de Pinamar habían manifestado su disconformidad por la competencia y los inconvenientes que les generaría una cadena con extensiones en todo el país.

Sin embargo, el lugar fue habilitado frente a Cariló, en el kilómetro 404, jurisdicción del municipio vecino de General Madariaga y se mantuvo abierto de forma permanente, captando una importante cantidad de mano de obra de la región.

Comentá la nota