Supermercado ilegal.

Una comerciante de la calle Juan B. Justo y Pueyrredón, denunció ante el Municipio y ante el Centro del Comercio, que a una cuadra de su minimercado abrieron un supermercado chino, el cual según informó no estaría habilitado como tal. En el Municipio le dijeron que sí lo estaba; mientras que desde el Centro del Comercio se estudia el caso.

El caso despertó conocimiento público hace un par de días, cuando una vecina de la ciudad fue muy furiosa al Municipio a realizar una denuncia sobre un comercio que abrió a una cuadra del suyo.

Según nos comentó Marcela, dueña del local de Juan B. Justo y Pueyrredón que “Denunciamos porque son chinos, aunque ayer a la noche (por el lunes) dijeron que no lo eran, entonces suponemos que el local está habilitado a nombre de otra persona”, señaló.

Este nuevo comercio que en su frente aún no tiene marquesina abrió sus puertas el sábado.

Por otra parte, Marcela nos explicó que “Por lo que yo ví pusieron como un maxi kiosco adelante, y atrás tienen toda la mercadería y la ofrecen como un supermercado”.

Agregó que una vecina suya fue a comprar al local y “le vendieron un jugo que estaba vencido, y con el tiket que el dieron lo iba a denunciar”, indicó.

Marcela y su familia están preocupadas por esta situación. Es así que están siguiendo la investigación del caso, muy de cerca. “Hoy (Por ayer) mi suegro fue a la Municipalidad para ver si había alguna novedad y le dijeron que no sabían nada”.

La vecina nos comentó que estaba un poco desorientada porque no sabe cómo puede el local tener la habilitación de un día para el otro y que nadie sepa nada.

También realizó la denuncia ante el Centro del Comercio, desde donde ya se están realizando las investigaciones correspondientes, pues se sienten muy afectados por esta situación. Desde aquí están evaluando todos los procedimientos.

Por otra parte, Marcela nos comentó que Ricardo Priori, director de Inspección General del Municipio les dijo que “No era un mercado asiático y que estaban en sus condiciones y que está habilitado como corresponde”, nos señaló Marcela, la comerciante afectada por esta situación.

A esas declaraciones Marcela responde que “es mentira, porque toda la gente que trabaja dentro de ese supermercado es de origen asiático, sus cajeras y todo el personal”.

Por estas horas Marcela y su familia están esperando una solución a su problema, y que se aclare esta situación que no es nada agradable.

Comentá la nota