El Superior continúa en sus trece

Luego de que el Alto Tribunal tomó nota de que tanto en Diputados como en el Senado hay malestar por el trato dado por el Superior al Parlamento correntino, pareció crecer la convicción de no dar el brazo a torcer, más allá del costo político que genera el mantener sin resolver una causa en la que se contraviene la vigencia de un artículo de la Constitución votado por la absoluta unanimidad de los constituyentes.
Para muchos el Superior ha perdido el pudor, y hasta el rubor. Sólo así parece explicarse que mientras resolvió a tambor batiente una cautelar pedida por el fiscal general, con significativa urgencia, paralelamente deja transcurrir el tiempo sin resolver la cuestión de fondo, poniendo al Senado de la Provincia en el trance de tener que solicitar, por nota, que se ponga punto final a la interpretación constitucional sobre la vigencia de una norma de rango superior.

Esa es la postura del panuísta Jorge Simonetti, cuyo tratamiento quedó demorado por la disputa en torno a las cuentas de inversión en parte, y en parte porque no todos comparten la idea de que deba esperarse el fallo del Alto Tribunal, considerando que la Cámara alta debe avanzar en los acuerdos más allá de la cautelar.

En el medio de las posiciones contrapuestas está el senador goyano, Horacio Colombo, cuya no firma al dictamen de la Comisión de Poderes impide tener el número de tres que exige el reglamento para girar a conocimiento y resolución del plenario de la Cámara. En este punto, pareciera, ni aun la intercesión del jefe del Partido Nuevo, Raúl Romero Feris, habría podido modificar la posición del legislador goyano, que sí estaría dispuesto a acompañar la iniciativa de su par Simonetti con quien discrepó con motivo del tratamiento de las cuentas de inversión.

Lo cierto es que pasados ya varios meses, el artículo 182 sigue sin interpretación por parte del Tribunal; en tanto que el Senado, si bien avanzó en todos los pasos previos, quedó en el tramo final sin decisión de dejar desairado al Alto Cuerpo.

En tanto, en la otra ala del Parlamento la misiva de la Corte provincial dirigida a la Presidenta de la Cámara de Diputados no tuvo siquiera respuesta, ni aun acuse de recibo. Literalmente se resolvió ignorar la pretendida presión ejercida por el Tribunal, relacionada con el tramite del enjuiciamiento al juez Juan Carlos Codello.

Comentá la nota