Superávits comercial y fiscal: los "gemelos" se achicarían 40% este año.

El Gobierno ya no puede ahorrar tanto y cayó el valor de las exportaciones.
Durante seis años fueron los pilares del modelo, pero ya es un hecho que 2009 no será un buen año para los superávits gemelos. Los economistas pronostican que el saldo comercial y el resultado del sector público tendrán este año reducciones de hasta 40% respecto de los niveles de 2008. Y si bien no llegan al rojo, son pocas las chances de que los gemelos recuperen la vitalidad perdida.

Del lado comercial, los analistas consultados por Clarín apuntan que habrá superávit, pero solo porque la caída de las importaciones amenaza con ser aún más profunda que la de las exportaciones. Y en las cuentas públicas, el saldo será positivo antes del pago de la deuda, pero una vez que se computen los intereses y las amortizaciones el superávit financiero será casi inexistente.

Osvaldo Cado, de la consultora Prefinex, señala que el superávit comercial "se va mantener bastante sólido, no por la fortaleza del modelo sino por la caída de la demanda interna.

Las importaciones bajarán 20% y las exportaciones 18%. Lo que más cae es la importación de materias primas y bienes intermedios, lo que está indicando que la industria dejó de producir". En las cuentas de Cado, el saldo comercial de 2009 sería de 10.000 millones de dólares, 24% menos que los 13.176 millones del año pasado. Cado es tajante: "cada vez que en Argentina se contrajeron las importaciones hubo recesión".

El Estudio Bein prevé un saldo comercial aún más acotado, de 8.500 millones, un 35% menos que en 2008. "Estimamos una baja del 23,5% en las exportaciones y del 21% en las importaciones", sostiene Marina Dal Poggetto. Agrega que "juega a favor que el primer bimestre aportó un superávit de 2.200 millones, aún con la peor performance de las exportaciones a causa de la magra cosecha de trigo".

La economista considera que "la situación debería mejorar en los próximos meses con la salida de la soja". Y apunta que las importaciones "parecen haber empezado a arrancar".Para la consultora Abeceb, el resultado comercial será 40% más bajo que el obtenido el año pasado.

Mauricio Tiberi dice que "las exportaciones caerán entre 15 y 19% y las importaciones entre 13 y 15%, dependiendo de cómo evolucione el nivel de actividad". Y agrega que "si se aplacan los efectos de la crisis, las importaciones tienen margen para crecer.

En cambio, las exportaciones están limitadas por la baja de los precios y la menor producción de granos y combustibles".Entre los analistas, el frente fiscal es el que despierta las mayores dudas. Según Carolina Schuff, de Abeceb, el superávit primario --antes del pago de la deuda-- será de 2,2% del producto, contra 3,15% del año pasado. Cado calcula que orillará el 2% y Dal Poggetto cree que será de 1,9%, lo que implicaría una caída del 40% sobre el resultado del año pasado.Schuff resalta que el saldo favorable en el sector público se logra gracias al superávit de la ANSES. "Sin estos ingresos en el primer trimestre hubiera habido un déficit primario de 280 millones de pesos!". Tras el pago de todos los vencimientos de deuda del año, Abeceb estima que habrá un saldo a favor de 500 millones de pesos, equivalente al 0.05% del PBI. En Prefinex son más pesimistas: creen que el superávit financiero desaparecerá y advierten que en las cuentas fiscales "existe una brecha de 5.000 o 6.000 millones de dólares. Si bien vemos como improbable un escenario de default, el Gobierno probablemente tenga que seguir apelando a fondos intra-sector público para cerrar la brecha en 2009", dicen.Dal Poggetto considera que el saldo fiscal estará en equilibrio. "Usando buena parte de los colchones con los que cuenta el Gobierno, aún con un escenario ajustado, se llega". El panorama se complica más hacia 2010, por lo que la economista concluye que "en algún momento habrá que buscar la ayuda del Fondo Monetario".

Comentá la nota