El superávit primario se derrumbó 60% en marzo

El superávit primario de Argentina se derrumbó un 60,7 por ciento interanual en marzo a 895,6 millones de pesos (240,4 millones de dólares), dijo el Ministerio de Economía.
El superávit primario es clave para que el país pueda hacer frente a los vencimientos de la deuda pública, en momentos en que no cuenta con acceso a los mercados voluntarios de deuda.

El Gobierno argentino acude asiduamente a entidades estatales superavitarias para financiarse.

Tras el pago de los intereses de la deuda, el resultado fiscal fue deficitario en 732,8 millones de pesos, dijo el Gobierno.

La recaudación de impuestos en marzo creció un 23 por ciento interanual a 21.765,3 millones de pesos.

La presidente Cristina Fernández dijo, además, en un acto público que el superávit comercial del primer trimestre fue de 3.403 millones de dólares, lo que implicaría un saldo favorable de 1.154 millones de dólares en marzo, frente a los 819 millones de marzo del año previo.

"Desde el 2003, estamos manteniendo posiciones superavitarias tanto en las cuentas fiscales como en el comercio exterior a pesar que este año esta ocurriendo en el mundo una crisis tremenda", dijo el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa.

El funcionario dijo que en el trimestre, el saldo primario fue de un superávit de 4.500,9 millones de pesos, un 49 por ciento inferior al de igual período del año previo.

Argentina proyectó el año pasado un superávit primario de 36.428,4 millones de pesos para el 2009, equivalente a un 3,27 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

El saldo comercial favorable se mantiene por una caída conjunta de las exportaciones, por la caída de los precios de las materias primas y de la demanda internacional, y de las importaciones, ante una desaceleración de la economía interna.

Desde finales del 2008, la economía argentina comenzó a moderar su ritmo de expansión ante el impacto de la crisis financiera internacional y los problemas nacionales.

Comentá la nota