El superávit fiscal sigue en caída libre: en agosto se achicó 85,4%

El superávit fiscal sigue en caída libre: en agosto se achicó 85,4%
Fue de sólo $ 539,8 millones. Así confirmó la tendencia a la baja que empezó en enero.
El superávit fiscal de agosto fue de apenas $ 539,8 millones, que representan una caída del 85,4% contra el mismo mes del año pasado, la mayor desde enero último. En lo que va del año acumuló $ 8.473,1 millones. En este caso, la caída es del 70% contra similar lapso de 2008.

Ayer, el ministro de Economía presentó las cifras y trató de dejar una mirada de optimismo. "Es cierto cayó el superávit en la Argentina, pero al menos tenemos superávit", argumentó Amado Boudou, en una conferencia de prensa que dio junto al secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa.

Ambos explicaron que el impacto de la gripe A afectó el nivel de actividad y que esto hizo bajar la recaudación y, por ende, eso afectó el resultado fiscal. Pero ninguno de los funcionarios dijo que si no fuera por los ingresos extra que reciben mensualmente del ex sistema jubilatorio privada, hoy las cuentas públicas estarían en rojo.

El superávit fiscal y un nivel de Reservas del Banco Central superior a los 42.000 millones de dólares son dos fortalezas económicas que esgrimirá la presidenta Cristina Kirchner en las reuniones que mantendrá esta semana en Estados Unidos durante la cumbre del Grupo de lo 20.

De hecho, el superávit es el indicador que le permite al Gobierno diferenciarse de las políticas económicas de los '90, cuando los dos mandatos de Carlos Menem se caracterizaron por el rojo fiscal y el endeudamiento externo.

Según informó el ministro y su secretario, en agosto el superávit fiscal fue de 539,8 millones de pesos; si se lo mira mes a mes, es el más flaco en lo que va de este año. Es decir, desde enero, cuando el superávit fue de 2.002,4 millones de pesos), los resultados que fue arrojando se desinflaron cada vez más. Quienes observan la tendencia prenden luces de alerta sobre lo que pasará hasta fin de año y, sobre todo, sobre lo que podría ocurrir en el 2010. Ni el ministro ni su secretario miran esta película.

"Es cierto que el ritmo de crecimiento del superávit es menor pero aumenta el ritmo de crecimiento del gasto en bienes de capital y transferencia a las provincias que, es al mismo tiempo, lo que sostiene la actividad económica y el empleo", consideró el ministro. Y explicó que las inversiones en infraestructura permitirán "fortalecer los períodos de crecimiento que vienen".

El ministro detalló que los gastos, que crecieron un 56,4%, se destinaron a Atucha II, al fondo solidario para el sector agropecuario y a las transferencias realizadas para los planes de vivienda. Remarcó que "no se utilizaron fondos del Banco Central en este resultado fiscal" y reconoció que el saldo financiero (tras pagar intereses) fue negativo el mes pasado: 2.554,2 millones de pesos.

Para Pezoa, comparar el superávit de agosto de este año con el del mismo mes del año pasado, que arrojó un abultado resultado de 3.702 millones de pesos, "es mirar las cosas de manera vacía".

Y explicó que "estamos en una realidad lógica para este año y hay que mirar el resultado fiscal de otros países". Sin embargo, debió admitir que "la caída tiene una tasa arriba del 80%".

-¿El Gobierno prevé alguna medida para evitar que el superávit siga cayendo?- le preguntó Clarín.

-Vamos a seguir con las políticas proactivas, esto permitirá que la economía se vaya recuperando hacia fines de este año. Y el año próximo vamos a crecer como mínimo 2,5%, respondió.

Comentá la nota