Superávit comercial aún no siente crisis (fue de u$s 1.133 M)

El superávit comercial de octubre fue de u$s 1.133 millones, lo que implica un incremento de sólo 0,7% respecto de un año atrás. De esta forma, la balanza en lo que va del año acumula un saldo positivo de u$s 11.362 millones, esto es 37,9% más que en el mismo período de 2007.
Los datos surgen del informe difundido ayer por el INDEC en el cual las ventas externas y las importaciones casi no se sacaron ventajas. Las exportaciones crecieron 13% frente a octubre de 2007, mientras que las compras al exterior lo hicieron 17%. Esto se tradujo en un aumento de u$s 738 millones de las ventas y de u$s 729 millones de las compras. En los primeros diez meses del año, tanto el valor de las importaciones como el de las exportaciones acumulan un crecimiento de 37% contra el año pasado.

Pero a la hora de evaluar el comportamiento del comercio, se observa que las importaciones siguen creciendo en volumen a buen ritmo, mientras las exportaciones apenas se mantienen. En realidad, el mes pasado las cantidades exportadas cayeron 7% y fueron los precios, que aumentaron 22%, los que permitieron apuntalar el superávit.

En cambio, por el lado de las importaciones, en octubre las cantidades crecieron 7% y los precios 9%.

El balance del año arroja por el lado de las exportaciones un aumento de 4% en las cantidades y de 32% en los precios; mientras que las cantidades importadas crecieron 22% y sus precios 12%.

Estos son los datos relevantes del sector externo en octubre.

Sólo las cantidades exportadas de manufacturas de origen industrial muestran un incremento (+18%), ya que las de origen agropecuario cayeron 16% y las de productos primarios 27%. En el rubro energía, las cantidades crecieron 1%.

Por el lado de los precios, los mayores incrementos correspondieron a productos primarios 39%, manufacturas de origen agropecuario 29%, y de origen industrial 15%.

Entre las exportaciones que más se destacan figuran las de material de transporte terrestre, como consecuencia de las mayores ventas a Brasil, y están compuestas básicamente por automóviles para transporte terrestre y, en menor medida, para transporte de mercancías.

El segundo lugar, fueron las exportaciones de cereales, debido a las mayores ventas de trigo (por aumento de precios y cantidades), donde también el destino más importante fue Brasil.

Además, se destacan las ventas de productos químicos por las mayores exportaciones de biodiésel hacia Estados Unidos. Luego metales comunes, por las ventas de tubos de acero sin costura también a Estados Unidos.

Otros productos, como el mineral de cobre y los porotos de soja, registran caídas, por las menores compras de India y Alemania y de China, respectivamente.

Entre las importaciones, los bienes intermedios muestran una caída de las cantidades 4% y un aumento de los precios de 29%. Sobresalen las compras de mineral de hierro, porotos de soja, glifosato, azufre, fosfato de calcio y mezclas de urea.

Por el lado de las compras de bienes de capital, influyen las importaciones temporarias de aviones, y se destacan también los celulares, chasis sin motor y computadoras portátiles.

Luego se ubican las importaciones de automotores de pasajeros, impulsadas por las mayores compras de vehículos con capacidad de hasta 6 pasajeros. Mientras que las mayores importaciones de bienes de consumo están vinculadas a fungicidas acondicionados y las de calzados con suela.

Comentá la nota