Superávit comercial récord por la crisis

La recesión facilitó el saldo positivo, dice Ecolatina
El récord de superávit comercial de 16.980 millones de dólares obtenido el año pasado "es un reflejo de la recesión y de las trabas que se impusieron sobre las importaciones", afirmó ayer la consultora Ecolatina, que estimó que este año se lograría un saldo positivo cercano a los 15.500 millones.

"El saldo se mantendrá elevado, pese a que la recuperación de las importaciones [por el crecimiento de la actividad y menores trabas] será superior al repunte de las exportaciones", proyectó la consultora fundada por el ex ministro de Economía Roberto Lavagna.

El informe es implacable con el superávit comercial logrado el año pasado y del que suele jactarse el Gobierno. Afirma que se consiguió, principalmente, por el "desplome" de las importaciones, que se redujeron 32% respecto de 2008 y que las exportaciones "mostraron la peor caída desde 1975", al descender 20,4% en 12 meses. "La caída de las exportaciones obedeció a los menores precios internacionales, a la menor demanda mundial y a los problemas de oferta internos", precisó Ecolatina, y agregó que los precios de las ventas externas habían bajado un 14% interanual.

"El superávit comercial es una variable contracíclica: analizando los datos desde 1980 se observa que siempre que cayó la actividad se incrementó el saldo comercial", evalúa el informe, y atribuye también la magnitud del superávit al freno a las importaciones a través de licencias no automáticas y de otras trabas locales. "Las restricciones a las importaciones, dispuestas por el Gobierno para relajar las tensiones cambiarias generadas por la fuga de capitales, fueron el otro factor que explicaron la inusual caída de las importaciones", concluye.

De todos modos, dice que las perspectivas del comercio exterior son para este año "alentadoras para el país y el resto del mundo" y que "se espera que el volumen global comercializado continúe repuntando". Según ese cálculo, las exportaciones se ubicarán este año en torno a los 65.000 millones de dólares, es decir, un 16,6% más que en 2009, y las importaciones rondarán los 49.500 millones de dólares, un alza del 27,7% respecto del año pasado.

El frente externo será bueno para el agro, afirma, y pronostica altos valores para los productos. "Las exportaciones crecerán impulsadas por las perspectivas alentadoras del comercio mundial, el elevado saldo exportable de productos agrícolas (excepto trigo) y precios que, si bien no alcanzarán los récords de 2008, permanecerán en buenos niveles."

Comentá la nota