Supera los 30 millones de pesos la deuda de Nación en la ciudad

Unos 10 millones fueron aportados por la comuna para la realización de obras comprometidas por la administración central y más de 20 millones corresponden a obligaciones incumplidas con varias empresas contratistas.
A poco más de 30 millones de pesos asciende la deuda que mantiene el gobierno nacional con el municipio y varias empresas contratistas de la ciudad.

Según datos a los que pudo acceder este diario, la falta de aportes provenientes de la Casa Rosada ya lleva más de 30 días y, en caso de mantenerse en el tiempo, la situación imperante podría tornarse crítica.

Al ser consultado sobre el tema, el secretario municipal de Economía y Hacienda, contador Hugo Borelli, se excusó de hablar de cifras y, si bien admitió que existen atrasos, dijo que serán regularizados a mediados de octubre venidero.

Unos 10 millones de pesos corresponden a recursos afectados por el municipio a obras iniciadas por la Nación, mientras que las obligaciones incumplidas por parte de la administración central con varias empresas que actúan en nuestro medio asciende a poco más de 20 millones de pesos.

"Existen atrasos, pero forman parte de una situación que se viene dando en todo el país. Afortunadamente, nos informaron que, el 28 de agosto, el gobierno nacional dictó el decreto 168, por el que dispuso reasignaciones presupuestarias por 1.200 millones de pesos más para el financiamiento, de acá a fin de año, de las viviendas del Plan Federal.

"Además --agregó--, hay una partida cuyo monto aún no conozco para obras de saneamiento y viales comprometidas por la Nación. Producido todo el movimiento administrativo que esta reasignación exige, a mediados de octubre se estaría regularizando la situación del financiamiento".

Borelli dijo que la deuda que mantiene la Nación tiene que ver con el pago de certificados de obra a los contratistas de diversos trabajos.

"Esto tiene una importancia decisiva porque, así como el municipio ha trabajado intensamente en la gestión de obras para Bahía Blanca, ahora tiene la obligación de gestionar en este tipo de situaciones".

El funcionario afirmó que, en ese marco, la secretaría de Obras y Servicios Públicos está muy encima de los certificados de obra que tienen que ver con la realimentación financiera de las empresas.

"Si bien esto no afecta las arcas municipales, sí afecta al empleo en el sector de la construcción. Seguramente no va a haber disparo de obras nuevas, pero sí el sostenimiento de las iniciadas", dijo.

A su entender, las empresas y la comuna han trabajado codo a codo para evitar situaciones de conflicto.

"Salvo casos muy puntuales, que han tomado estado público en su momento, y teniendo en cuenta la cantidad de obras y la cantidad de empresas contratistas que hoy están trabajando, no sólo en viviendas del Plan Federal sino en otro tipo de obras viales y de saneamiento, la situación de dificultad no se ha puesto claramente de manifiesto", sostuvo.

De todas formas, admitió una disminución del ritmo de obra para proteger el empleo y señaló que los empresarios han prácticamente mantenido intactos sus planteles de personal.

Al ser consultado sobre la deuda que mantiene la Nación con la comuna, Borelli prefirió no hablar de cifras y señaló que se trata de recursos realizados, básicamente, durante el primer semestre y parte de julio y agosto para la realización de varias obras.

"Incluso la Nación tiene un proceso administrativo un poco más pesado para las redeterminaciones de precios que para los certificados básicos de obras. Hay trabajos que han sido cotizados en 2007 o principios de 2008 y, dado el plazo transcurrido desde la cotización básica, tuvieron un aumento de precios importante", resaltó.

Sobre los aportes de la Provincia, Borelli señaló que la coparticipación ha caído un 6 por ciento al 31 de agosto pasado.

Equilibrio ajustado

Sobre el estado de las cuentas municipales, el funcionario opinó que se encuentran en un equilibrio ajustado.

"Hemos puesto en marcha controles del gasto para tratar de llegar con equilibrio al mes de diciembre y llegaremos en esa condición. Se ha puesto el acento, básicamente, en gastos de funcionamientos que pueden considerarse postergables o prescindibles y adquisiciones de bienes", puntualizó.

En tal sentido, señaló que dicha economía permitirá acompañar los indicios de retracción existentes en la actividad económica, por caso, la baja promedio del 6% en la tasa de Seguridad e Higiene declarada durante el último bimestre.

Mañana vence la moratoria

Borelli ratificó que la moratoria que vencerá mañana permitirá recaudar unos 4 millones de pesos, aunque aclaró que este tipo de regularización no fue lanzado para hacer frente a la crisis que afronta el país.

"Este tipo de programas los venimos implementando desde hace tres o cuatro años y no está pensado para generar este tipo de compensaciones. De todas formas, todo recurso adicional es bienvenido.

"Con esto --continuó--, tratamos de poner en valor al 25% de los contribuyentes que, históricamente, no tienen buen cumplimiento con las tasas municipales, porque los porcentajes de cobrabilidad se mantienen en el 75% para Seguridad e Higiene y 78% para Alumbrado, Barrido y Conservación de la Vía Pública".

Sobre la marcha de la regularización, dijo que, hasta ayer, se habían firmado unos 4.000 convenios, lo que marca una buena performance del plan comunal.

Aumento de tasas. "Diciéndole a la gente a la verdad, los tributos, como el resto de los insumos y los costos que asume cada familia para vivir, tienen que ver con la inflación. Por eso es sincero mantener un equilibrio sano del presupuesto acompañando este ritmo de la inflación. Seguramente estaremos planteando algún tipo de reajuste, en ese marco, durante al año que viene.

Sueldos municipales. Hasta ahora no sería necesaria ninguna innovación para pagar el aumento del 7% convenido con los trabajadores municipales.

Comentá la nota