Súper bebés: luchan contra la obesidad desde antes de nacer

Alerta. Llegan a pesar más de 4.5 kg al nacer. El sobrepeso de sus madres hace que se incremente el riesgo de aborto y malformaciones. En el parto pueden sufrir lesiones nerviosas y hasta óseas por su tamaño. Peligro de diabetes e hipertensión.
Con la misma intensidad con la que crece el número de mujeres obesas en el país, se incrementan los nacimientos de niños macrosómicos, bebés condenados a luchar contra la obesidad desde el vientre materno, y que se caracterizan por nacer con más de 4.5kg y con numerosas patologías derivadas del exceso de peso.

Es que estos recién nacidos comienzan su lucha contra la obesidad desde el vientre materno, combatiendo los altos riesgos de aborto y de malformaciones fetales, las que se suman a la diabetes, lesiones nerviosas, luxaciones y problemas respiratorios y cardíacos, durante la gestación y su posterior nacimiento.

Consultada sobre esta patología, la doctora Mónica Roldán, especialista en nutrición y obesidad de la Fundación Favaloro, indicó que “según la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud se descubrió que en la población de mujeres de 19 a 40 años de edad, hay una prevalencia de obesidad de un 65%” y consideró que “a esta franja etaria pertenecen las mujeres en edad fértil”, haciendo suponer que la dimensión de la problemática progresa con la misma fuerza que la epidemia.

Por su parte, la pediatra María del Pilar Sánchez Piccardi, señaló que “está comprobado que la obesidad acrecienta la mortalidad materna por el aumento de los niños macrosómicos, que, a su vez, si la paciente tiene diabetes gestacional o pregestacional, el niño puede tener problemas al nacer siendo en su mayoría internados en neonatología por cuadros de hipoglucemia”.

Sobre las características de estos pacientes, la médica explicó que “son recién nacidos que superan los 4.5kg y que uno de los problemas que presenta su nacimiento es la desproporción pélvico fetal, es decir, que por su tamaño no va a nacer por el canal normal de parto y aumenta la indicación de cesárea, con los riesgos que este tipo de nacimientos significa”.

Abortos

Según advirtió, “las complicaciones que sufren los hijos de pacientes obesas son innumerables y no se acaban de conocer con facilidad, puesto que por otra parte se ha comprobado que en las mujeres con sobrepeso existe mayor número de abortos y los recién nacidos presentan problemas respiratorios por su incapacidad para llorar en sus primeros segundos de vida”.

“La obesidad materna provoca en el feto malformaciones, anormalidades en el crecimiento, lesiones de hombro, es decir, por la diferencia pélvico fetal”.

Hay un consenso sobre cuál es el peso límite que la madre tiene que aumentar según su peso previo al embarazo. Se lo considera al previo porque es muy difícil diagnosticar la obesidad durante el embarazo. El índice de masa corporal es el resultado del peso sobre la talla al cuadrado.

Según los especialistas, una embarazada con bajo peso, o sea, menos de 18.5 de masa corporal, tendría que aumentar entre 12 y 18 kilos. Las que tienen su peso normal, de 11.5 a 16 kilos; con sobrepeso, 7 a 11.5 kilos y con obesidad no tiene que aumentar más de 7 kilos durante su embarazo.

Comentá la nota