Suoem sobreactúa para presionar por aumento

Desde los años que obtenía de Luis Juez concesiones notables y rápidas, Rubén Daniele no mostraba tanto optimismo sobre marcha de negociación alguna, como el que exhibió ayer en sus declaraciones a Cadena 3: "Viene bien la recaudación; creo que los funcionarios están haciendo bien las cosas", disparó, para calzar de inmediato la afirmación de que "es muy posible que se pueda dar el aumento, cumpliendo con el acta" (de un máximo del 60% del presupuesto dedicado a sueldos, aunque ahora esa relación esté sobrepasada en 5 puntos o más).
Daniele y otros dirigentes del sindicato municipal (Suoem) realizaron ayer la tercera reunión con la comitiva municipal que encabeza Guillermo Luque (secretario de Gobierno), para analizar el pedido gremial de un aumento salarial del 9,6%.

A la salida del encuentro, Daniele estuvo casi efusivo sobre la posibilidad de un acuerdo más o menos inminente, lo que contrasta notoriamente con dichos del intendente de hace nada más que dos o tres días, afirmando que no hay dinero, por ahora, para aumentarle el sueldo al regimiento de bajísima productividad que es la planta de 10 mil agentes municipales.

Ya nada puede sorprender en materia de administración del Estado. Pero una respuesta rapidísima a un pedido de 7 millones de pesos más por mes a sueldos (eso significa un 9,6% de aumento), después de la verdadera batalla de 43 días que libró el intendente con el Suoem -y que sufrió toda la ciudad- por una modesta economía de 3 o 4 millones de pesos, es un verdadero despropósito.

Sin que esto signifique un gramo de reconocimiento a sus calidades administrativas, nos inclinamos a suponer que el intendente Daniel Giacomino no es suicida. Es decir, si fue celebrado por la gente resistir aquellos 43 días para ahorrar 3 o 4 millones de pesos, no es difícil imaginarse lo que sucederá si entrega 7 millones sin la más mínima resistencia.

En medios gremiales, donde Daniele necesita reposicionarse por indisimulables recriminaciones de delegados a la firma del último acuerdo, hasta se llegó a hablar ayer de un aumento no del 9,6% sino del 10%: ajuste mensual del 2% no acumulativo para el período agosto/diciembre.

Informaciones radiales le adjudican a Javier Alegre Capó (subsecretario de Gobierno) la afirmación de que si el municipio se sentaba a negociar el pedido era porque evaluaba la posibilidad de aumento. No dijo mucho más pero, inflador en mano, Daniele habrá sacado sus propias conclusiones para llevar hoy, necesitado como está, buenas nuevas a la reunión del levantisco cuerpo de delegados.

Comentá la nota