El Suoem pasó la raya y se aprobó el tope

El gremio produjo desmanes y ocupó el Concejo. Anoche, la Policía desalojó y se votó el límite al gasto en salarios.

Luego de un día de tensión y bajo la vigilancia de cerca de 150 policías, el Concejo Deliberante aprobó anoche la ordenanza que establece un tope gradual de hasta el 50 por ciento para las partidas salariales dentro del presupuesto municipal. También sancionó una regulación sobre los servicios esenciales, aquellos que no pueden dejar de prestarse durante protestas gremiales.

La votación del tope salarial se produjo pasadas las 23, tras el desalojo de los delegados sindicales del Suoem que a la mañana irrumpieron en la sesión, provocaron destrozos y heridos y consiguieron la suspensión del debate parlamentario.

El viceintendente Carlos Vicente, quien fue cruzado por el intendente por la falta de previsión de los disturbios, pidió al fiscal de instrucción Alejandro Moyano que garantice la seguridad para el funcionamiento del Concejo y evite "que se responda a una actitud patoteril con otra actitud patoteril", según su definición.

El desalojo de los delegados violentos recién llegó a las 21, tras una intimación policial y luego de larguísimos conciliábulos entre el viceintendente y los responsables de las distintas bancadas del cuerpo deliberativo.

La sesión suspendida se retomó –esta vez con vasos de plástico en los pupitres, para evitar nuevas agresiones como la que sufrió el camarógrafo Luciano Ferrari, de Canal 8– y cerca de las 22.30, con el voto de giacoministas, radicales, olguistas, peronistas y el independiente Fernando Masucci y un sorpresivo acompañamiento del bloque juecista, se aprobó la ordenanza que reglamenta los servicios esenciales. Esta iniciativa fue rechazada por el bloque "vicentista".

El tope salarial contó con 15 adhesiones y 12 rechazos (juecistas y vicentistas). La nota la dieron la concejal radical Carla Abugauch y el olguista Carlos Lencinas, quienes se retiraron del recinto porque como ex empleados municipales no querían votar en contra de sus ex compañeros ni desobedecer la mayoría de sus bancadas.

Luego de esta votación, el cuerpo pasó a un cuarto intermedio, para continuar la sesión durante la medianoche y aprobar, esta vez por unanimidad, el nuevo ordenamiento que tendrán los espectáculos públicos y los bares, con la promocionada eliminación de after hours.

4 heridos. Los incidentes que habían truncado la sesión del Concejo por la mañana, dejando a cuatro personas heridas, se iniciaron cerca del mediodía, cuando el cuerpo se aprestaba a tratar el primero de los dos proyectos de ordenanza que resistía el Suoem: la reglamentación de lo que se consideran servicios esenciales.

El otro en temario era el establecimiento de topes presupuestarios del 60, 55 y 50 por ciento para el gasto salarial en los años 2009, 2010 y 2011, respectivamente.

Al mencionarse el primero, algunos de los militantes del Suoem presentes en el recinto lanzaron insultos, que en instantes se tradujeron en un avance físico para desplazar a los concejales de sus bancas. En paralelo, otro grupo ubicado detrás de la puerta de vidrio por la que se ingresa a la sala de sesiones quiso entrar a empujones, forcejeando con los pocos efectivos de Policía presentes. El episodio terminó con la puerta hecha añicos, y dos municipales (uno de ellos el secretario de prensa del Suoem, Damián Bizzi), con cortaduras menores.

A esa altura, la presidencia del cuerpo había pasado la sesión a cuarto intermedio y los ediles ya se habían retirado del lugar, que quedó tomado casi por completo por el grupo de miembros del Suoem. Desde sus filas, un individuo no identificado lanzó una copa de vidrio hacia el rincón donde emprendían la retirada algunos funcionarios del cuerpo, hiriendo en la cabeza al camarógrafo Luciano Ferrari. Sufrió cuatro cortes por los que fue asistido en el hospital de Urgencias; y horas después recibió el alta.

El cuarto herido en la batahola fue otro empleado municipal, pero sin lesiones de gravedad.

Giacomino anticipó que habrá sanciones para los revoltosos.

Normas resistidas.

TOPE SALARIAL. Aplica topes del 60%, 55% y 50% al gasto salarial (sobre el total de gastos) en los años 2009, 2010 y 2011, respectivamente.

SERVICIOS ESENCIALES. No pueden ser retaceados en protestas gremiales: salud, educación, jardines, cementerios, defensa civil, redes sanitarias y gas, limpieza, transporte, control de tránsito, alumbrado, etc.

Comentá la nota