El SUOEM se llevará en octubre el 77,7% del total de ingreso

En setiembre cayeron un 12% los ingresos y ya al finalizar octubre la Municipalidad deberá adicionar un 9% a la partida sueldos. Sólo si la caída se detiene, la dedicación rozará el 80%. Si se pronuncia, algo bastante probable, el porcentaje rondará cifras realmente escandalosas

El SUOEM es el gremio más insaciable de Córdoba, lejos. En octubre, si la recaudación no continúa el ciclo descendente que comenzó en setiembre, terminará consumiendo el 77,7% de los ingresos municipales por todo concepto:

$ 61.209.335,73. Si prosigue el descenso, la irrisoria dedicación de un 80% o más quedará a un paso. El cálculo es tan sencillo que ni la verborragia del sindicalista Rubén Daniele, en simultáneo con los embarullados descargos del ex intendente Luis Juez, pueden desmentir,

siempre que quien escucha tenga un sincero interés de información.

El mes anterior, cayeron los ingresos municipales en un 12% y en el que viene crecerán las erogaciones por sueldos de personal en un 9%, según el acuerdo que ya comenzó a regir a mediado de mes -se pagó el 15 un 4,5% junto con el refrigerio- pero que se blanqueará completamente el 31 de octubre cuando se liquiden formalmente los sueldos del período con todo el aumento pactado con las autoridades comunales.

Este proceso de verdadera “exacción” del dinero de los contribuyentes parece verdaderamente incontenible para Daniel Giacomino, básicamente a partir de la onerosa concesión que le hizo a su antecesor, al blanquearle con sus respectivos decretos más de mil incorporaciones de nuevos agentes que se sumaron a la plantilla entre mayo y diciembre de 2007.

Giacomino dijo sí y ahora debe hacerse cargo de las consecuencias, para la ciudad y para su propia suerte política. Pero los verdaderos responsables son el líder sindical y el propio Juez: ellos acordaron, primero, el pase de 4.000 contratados a la costosa Planta Permanente (sin concursos abiertos) y luego la contratación de más de un millar de familiares de dirigentes y delegados del SUOEM.

Este crecimiento de la planta de empleados es el verdadero flagelo de las cuentas municipales, mucho más que los aumentos salariales acordados en los últimos cinco años, no muy distintos a los alcanzados por el resto de los agentes del sector público.

Estas decisiones de Juez han quedado electoralmente impunes si se tiene en cuenta que más de la mitad de los cordobeses lo votaron a gobernador en los comicios del 2 de setiembre. Pero puede ser distinto el panorama para Daniele, aunque seguramente con efectos demorados y probablemente más allá de las elecciones internas que el gremio realizará en diciembre, cuando el actual secretario general intente una nueva reelección (ver página 9).

Pero la factura llegará. Es que el comportamiento de la recaudación municipal e, inclusive, de los fondos de coparticipación que recibe el municipio, marcó en setiembre un declive que la crisis irá acentuando: ese mes ingresaron al municipio

$ 85.537.600 y en agosto había trepado hasta totalizar

$ 95.642.570. Es decir, un 12% menos, y eso que hasta ahora ha llegado a estos aires apenas la brisa del tsunami económico en procelosa marcha desde el norte.

Entonces, cuando la partida sueldos comience a bordear porcentajes realmente escandalosos -ya lo son pero es que no quedan adjetivos para una hipotética y posible dedicación del 85%, por ejemplo-, y lo que haya que repartir deba hacerse entre tantos, quienes ingresaron al municipio antes de 2003 deberían mirar a quien, desde el gremio, consintió y alentó esta locura.

Como los sueldos en el sector público son erogaciones “inelásticas”, de algún rincón tendrá que venir la poda para contener en algo estos gastos, que serán, no ya como opción sino como jugada fatal, sobre horas extras, ampliación de jornadas y otras asignaciones -hasta ahora cortadas sólo tímidamente por Giacomino-, que involucran a poco menos de la mitad de los agentes.

En el actual contexto, ese escenario es una posibilidad. Que si se realiza, desnudará los problemas que para sus propios afiliados tiene la excesiva voracidad del SUOEM.

Comentá la nota