El Suoem frenó la pelea hasta después del 28

El gremio prometió sacar el conflicto de las calles hasta el martes, cuando habrá otra asamblea general. El Ejecutivo aún no cuenta con los fondos para pagar sueldo y aguinaldo. Ratifican recorte y descuentos.
Pese a que el conflicto entre el Suoem y la Municipalidad de Córdoba se hace cada día más profundo y más complejo, el gremio de los municipales dispuso ayer, en asamblea general y de manera unilateral, que no habrá protestas en las calles de la ciudad hasta el martes próximo, cuando se prevé una nueva concentración multitudinaria.

En cambio, continuarán resentidos por "asambleas informativas" la atención al público y todos los servicios que presta el municipio.

La decisión gremial tiene un contenido político indisimulable: apunta a garantizar la paz social en los días previos a las elecciones del domingo próximo y se vincula con un pedido explícito realizado desde el juecismo al secretario general del Suoem, Rubén Daniele, dado el impacto negativo que el conflicto municipal tendría para la figura del candidato a senador y ex intendente Luis Juez.

En cambio, desde las filas gremiales aseguran que desde el martes próximo la guerra será total. "Tenemos que prepararnos para lo peor. Se terminó el verso: vamos por lo nuestro, por la defensa de nuestro salario aunque tengamos que llegar al 80 por ciento del presupuesto. Me importa un carajo", exclamó ayer Rubén Daniele ante casi 4.500 empleados municipales que concurrieron a la asamblea general.

Después, a las 15, representantes del gremio y del municipio volvieron a reunirse ante el juez de control Agustín Spina Gómez, donde acordaron continuar las discusiones mañana en el municipio y pedir una auditoría de la UNC sobre los números municipales.

No obstante, la negociación está en vía muerta y cada vez más complicada. El Ejecutivo ratificó que no habrá marcha atrás en el recorte de adicionales y que, además, descontará las horas no trabajadas en el marco del conflicto. El Suoem, por su parte, cada vez suma más exigencias: la anulación del decreto que poda adicionales, un aumento salarial del 9,6 por ciento desde julio y otros cinco puntos que van a contramano de la decisión de achicar la incidencia salarial sobre los ingresos.

A ese panorama se suma la incertidumbre respecto al pago del sueldo de junio y el aguinaldo. El municipio confirmó ayer que la Nación ya adelantó 10 millones de pesos y que entre hoy y mañana ingresaría una suma similar de la Provincia, pero ayer los funcionarios se dieron con una sorpresa desagradable: la coparticipación fue de un peso, dados los adelantos de coparticipación de diciembre pasado y descuentos anticipados de Apross.

"Intentaremos pagar todo a fin de mes, pero eso dependerá de la recaudación que provenga del vencimiento del Inmobiliario. Si los resultados no son buenos, se desdoblará el aguinaldo", explicó el secretario de Economía, Miguel Pozzolo.

Cada vez más reclamos

Las exigencias gremiales para una tregua duradera

1. Derogación o suspensión del decreto 2.228, que eliminó horas extras y prolongaciones.

2. Pago de la totalidad de la deuda salarial que el Municipio tiene con sus empleados.

3. Aumento salarial del 9,6% sobre el básico para todos los trabajadores municipales, a partir del 1° de julio.

4. Continuidad de todos los trabajadores que están contratados o son monotributistas.

5. Asignación de cargos en planta a 85 empleados de Salud que ya concursaron.

6. Cumplimiento de la ley de higiene y seguridad laboral.

7. Cese de las "amenazas materiales y psicológicas" a los contratados.

Comentá la nota