El Suoem encara esta semana un nuevo pedido salarial

El gremio de los municipales formalizará un pedido de audiencia con las autoridades municipales para comenzar a discutir salarios. Con Giacomino ausente, las negociaciones podrían demorarse.
El intendente Daniel Giacomino inicia hoy sus vacaciones. Sin embargo, seguramente monitoreará desde Villa Gesell (lugar hacia donde viajará con su familia) lo que suceda en el Palacio 6 de Julio durante su ausencia. Especialmente, seguirá de cerca las negociaciones por salarios que motorizará el Suoem a partir de esta semana.

En efecto, el gremio de los municipales puso como plazo para cerrar un acuerdo con la Municipalidad la segunda quincena de enero, en función de que la suba convenida impacte en los salarios del mes de febrero. En función de ello, los dirigidos por Rubén Daniele tendrán dos semanas para alcanzar un acuerdo con el gobierno municipal, precisamente el tiempo en que el jefe comunal estará alejado de su función, la que quedará en manos del viceintendente Carlos Vicente, lo que podría complicar y demorar las negociaciones. Por otra parte, el hombre elegido por el intendente para llevar adelante las discusiones salariales con el sindicato, Walter Nostrala, tampoco estará presente, pues supuestamente también disfrutará de sus vacaciones durante ese período.

Las negociaciones comenzarán esta semana con un pedido formal de audiencia por parte del gremio a las autoridades municipales. Tomando en cuenta lo difícil que resulta este tipo de negociaciones

-que esta vez no serán la excepción, sino todo lo contrario-, es posible que los primeros encuentros entre los representantes gremiales y las autoridades municipales se concreten esta semana, para contar con el tiempo necesario y así cerrar el acuerdo (en general se necesitan al menos dos o tres reuniones antes de llegar al consenso).

En este contexto, los tiempos del sindicato chocan con la realidad del Palacio 6 de Julio, que seguramente tratará de dilatar los tiempos hasta el regreso de su máxima autoridad. Nadie se imagina la posibilidad de que sea Vicente quien se siente a negociar con Daniele, en ausencia del intendente y sus hombres de confianza.

Frente a este panorama se abren dos caminos: o el gremio acepta esperar; o bien, pone en marcha un plan de acciones de lucha, tal como ya lo anticipó su titular, Rubén Daniele. En caso de prosperar esta última, se reiteraría el conflicto que estalló en el verano pasado, con foco en la Dirección de Recursos Tributarios, y que luego se extendió a toda la administración comunal.

Incremento

Con respecto a la suba salarial solicitada, el gremio aguarda el balance anual de las distintas entidades que miden la evolución de los precios para elaborar la propuesta que llevarán a la Municipalidad. El porcentaje aún se desconoce, pero si se tiene en cuenta la inflación acumulada en el último cuatrimestre del año, la cifra podría rondar entre un cinco y diez por ciento. En caso de llegar a un acuerdo, se sumaría al 29 por ciento de incremento salarial otorgado durante 2008, según el cálculo oficial, ya que para el gremio la suba concedida en enero de 2008, en realidad, debería aplicarse al último cuatrimestre de 2007.

Lejos de las expectativas de los municipales, el intendente adelantó su decisión de reducir al 50 por ciento el impacto de los salarios en las erogaciones municipales, lo que implicaría, entre otras acciones, una drástica reducción de horas extra, de prolongación de jornada y otras bonificaciones, iniciativa que ya intentó sin éxito en 2008 (el achique no resultó tan significante como se suponía).

Comentá la nota