Sumatra: rescatan a dos mujeres de entre las ruinas

Sumatra: rescatan a dos mujeres de entre las ruinas
Permanecieron dos días bajo los escombros que dejó el sismo.
Después de una semana en la que Sumatra sufrió dos fuertes sismos que podrían haber dejado miles de muertos, unos rescatistas sacaron con vida ayer a dos mujeres de entre las ruinas de una escuela derrumbada.

El gobierno informó que puede haber hasta 3000 personas atrapadas bajo los escombros que dejó el sismo del miércoles, de 7,6 grados en la escala de Richter, y el de anteayer, de 6,8.

En medio del dolor y la destrucción, los socorristas encontraron motivos para sonreír: una adolescente de 19 años llamada Ratna Kurniasari Virgo y una profesora, Susi Revika Wulan Sari, fueron encontradas con vida entre los escombros de una escuela.

Sari fue rescatada casi 48 horas después del derrumbe del edificio y pasó ese tiempo atrapada entre los cuerpos inertes de sus estudiantes. "¡Gracias a Dios! Es un milagro´´, dijo la directora de la escuela, Teresia Lianawaty.

En tanto, en las calles de Padang, la capital de Sumatra, los paramédicos tendían decenas de cadáveres y el hedor de los cuerpos en descomposición impregnaba el aire. La mayoría de los edificios quedaron arrasados y la gente utilizó palas y sus propias manos para limpiar los destrozos provocados por deslizamientos de tierra y sacar los cadáveres atrapados dentro del barro.

Equipos médicos, perros de búsqueda, excavadoras y suministros de emergencia fueron transportados ayer en aeronaves a Sumatra para apuntalar el esfuerzo de rescate.

Un cálculo de la ONU dice que hasta 1100 personas habrían muerto. Ayer, en Padang, se realizaban preparativos para funerales masivos en las mezquitas de la ciudad.

Entre los miles de desaparecidos se encuentra un médico brasileño, Ricardo Fabrini, de 40 años. Según su madre, Fabrini, cirujano plástico y aficionado al surf, estaba de vacaciones en Indonesia y envió un mensaje por correo electrónico el miércoles, unas cuatro horas antes del terremoto, en el cual avisaba que iba a iniciar un paseo en barco.

Con comunicaciones y electricidad aún fuera de servicio en muchas áreas, el combustible es racionado para ser utilizado en el esfuerzo de localización de miles de desaparecidos. "El equipo pesado y los rescatistas son nuestra prioridad", dijo Priyadi Kardono, vocero de la agencia nacional de atención de desastres.

Veintiocho toneladas de suministros (agua, medicamentos y alimentos), llegaron por vía aérea a aeropuertos regionales para ser distribuidos a los necesitados. También se entregaron carpas a algunas decenas de miles de personas que quedaron sin vivienda, según agregó Kardono.

Comentá la nota