Sumarios por anomalías en el servicio de Anestesiología del Hospital Santamarina

Por sendas irregularidades, detectadas hace varias semanas, intervienen abogados del Hospital “Ramón Santamarina”. Preocupación y mesura por parte de los directores, que dejan avanzar las pesquisas.
Hechos poco comunes en la vida hospitalaria se conocieron recientemente cuando dos sumarios administrativos, uno de ellos contra un enfermero, tratan de develar anomalías que afectan al servicio de Anestesiología del Hospital Municipal “Ramón Santamarina”.

Mientras que uno de los casos pone en la mira la actuación de un trabajador del quirófano, el otro –no menos sorprendente- alude a daños adrede contra el instrumental tecnológico, patrimonio de todos los tandilenses.

Ambas anomalías fueron corroboradas a LA VOZ por los directores médico y administrativo del nosocomio, Vito Mezzina y Daniel Binando.

Las autoridades expresaron a este diario su “preocupación” por las situaciones llamativas detectadas en Anestesiología, aunque prefirieron no difundir sospechas sobre ningún integrante del personal hasta tanto la instrucción sumarial administrativa arroje sus resultados.

Mezzina y Binando se mostraron sorprendidos tanto por las causas que puedan llevar al deterioro ex profeso de material de trabajo, que como se sabe en Salud tiene sus grandes costos económicos, así como los sucesos que ponen en tela de juicio el papel del enfermero, quien tiene el derecho a ejercer su descargo.

“FALTANTES”

El 12 de noviembre pasado, el intendente Miguel Lunghi firmó un decreto donde ordenó el inicio de un sumario por “los hechos denunciados por el médico anestesiólogo, doctor Jorge Pedro, y la enfermera, profesora universitaria en Instrumentación Quirúrgica, señora Claudia Saber”.

Las actuaciones se justifican al involucrar a un enfermero que “cumple servicios en el Area Quirófano de este Hospital Municipal Ramón Santamarina”.

Agrega el escrito rubricado por el jefe comunal que “el 15 de septiembre del corriente año, encontrándose el mencionado agente cubriendo la guardia semanal correspondiente al turno vespertino, los denunciantes encuentran los quirófanos números uno y tres con faltantes de medicamentos, material descartable y mesas de anestesia sin descontaminar con restos de material corto–punzante sin descartar”.

Cuando fue requerido el agente –según el decreto- “dentro de su horario de prestación de servicios, se

denuncia que éste se encontraba fuera del nosocomio, no habiendo sido autorizada la salida ni obrar registros de la misma”.

Estos episodios fueron comunicados mediante nota a Mezzina, que luego derivó el caso a la Asesoría de Asuntos Legales.

Por eso, y en este marco, el intendente ordena la “instrucción de sumario administrativo destinado a investigarse los hechos denunciados contra el agente de este Hospital Público”, y así “deslindar responsabilidades que pudieren corresponderle”.

Quedó a cargo como instructora sumariante la doctora Analía Mercedes Mastropierro y como secretario de Instrucción el asesor ad – hoc del nosocomio, doctor Juan Claudio Morel.

Quemaron un monitor

Asimismo, en la misma sala de Anestesia, se denunció que ignorados quemaron a propósito un monitor multiparamétrico. El daño –según las fuentes del Ramón Santamarina- se produjo mediante la obstrucción, con una cinta adhesiva, del ventilador que “oxigena” el aparato, lo que provocó su inmediata ruptura. El monitor tuvo que ser reemplazado por otro que estaba disponible en la entidad, pero el Ente Descentralizado tuvo que costear su arreglo.

Comentá la nota