Se suman voluntarios y hay pocas renuncias para las mesas.

En la elección de 2007 se excusó el 90% de los convocados para ser autoridad de mesa y ahora sólo el 6%. El 20% de los telegramas no pudieron ser entregados.
Hace dos años, muchos se atrevieron a definir el día de las elecciones como un verdadero caos. Uno de los motivos de tamaño revuelo fue la ausencia masiva de las autoridades de mesa designadas.

Por fortuna, y si las cosas siguen como hasta ahora, esta vez las ausencias serán menores ya que, hasta el momento, el nivel de renuncias expresas ha sido muy bajo, al mismo tiempo que tampoco es grande el porcentaje de telegramas informativos que llegaron de vuelta por la existencia de domicilios erróneos.

Para completar el panorama positivo, los voluntarios para ser autoridad de mesa continúan anotándose en las universidades y en la Secretaría Electoral por lo que ya suman 3.100 los mendocinos que manifestaron una disponibilidad expresa para hacerse cargo de esa función en la elección.

Aunque se requieren más de 7.100 personas (porque se cuenta el presidente y suplente), el número de quienes están en el banco a la espera de ser convocados no está mal pues son unas 3.500 mesas en toda la provincia.

De este modo, de los más de 9.000 telegramas enviados (7.100 en la primera oportunidad y 2.000 en una segunda instancia) para comprometer a los ciudadanos con el deber cívico de ser autoridad en las mesas, se estima que alrededor del 20% fue devuelto por dificultades para encontrar al destinatario, como inexistencia de domicilio (en Buenos Aires el rebote fue del doble) mientras que -hasta ahora- sólo el 6% acudió expresamente a renunciar por causas justificadas.

Pero no todo está dicho ya que quienes se encargan de la organización de la elección advierten que hasta el domingo 28 estarán solucionando imprevistos. Como se trata de un proceso en constante movimiento, ni siquiera ahora los datos brindados son definitivos.

Incluso, para achicar la cantidad de los imponderables, el juez federal con competencia electoral, Walter Bento, pidió que quienes tengan motivos justificados y serios para no acudir a la citación acudan lo antes posible a presentar la renuncia en la Secretaría Electoral Provincial ubicada en el 4° piso del edificio del Correo Argentino, en Colón y San Martín.

"Son muy pocos los que se están presentando a renunciar. Quienes ya saben que no podrán acudir deben presentarse con tiempo a decirlo, pero tienen que tener una razón válida", pidió Bento.

El juez coincidió con el secretario electoral provincial, Luis Alfredo Puebla, en que este año las deserciones han sido menores que en los últimos comicios. No obstante, advirtieron que hasta que el 28 no estén las 3.500 mesas en funcionamiento no podrán brindar datos ciertos.

Para los responsables de los comicios, la baja en las deserciones de este año (en 2007 faltó el 90% de las autoridades designadas) se debe a que buena parte de las citaciones se hizo en base a un registro de voluntarios.

Por otra parte, se ha invitado a personas más jóvenes. "Las causas no son atribuibles a ninguna cuestión especial. Es probable que también influya que la remuneración es mayor que hace dos años y que se esté tomando conciencia ciudadana", comentó Puebla.

La capacitación

El lunes se realizará la capacitación para los presidentes de mesa en la sede de la Secretaría Electoral provincial. A las 10 y a las 16 comenzarán los cursos que tendrán una duración de alrededor de dos horas. De todas maneras, en algunos departamentos ya se ha comenzado a instruir a varios participantes.

El juez Bento aclaró que la asistencia a los cursos no es obligatoria y que los conocimientos y el correspondiente comprobante también se pueden obtener por Internet. "La diferencia es que a través de la web no podrán sacarse las dudas puntuales que vayan apareciendo", señaló el magistrado.

Quienes también han comenzado con la capacitación de sus respectivos fiscales son los partidos políticos que se valen de militantes, allegados y simpatizantes para controlar los votos y sus respectivas boletas

Comentá la nota