Se suman más voces contra el cambio del huso horario

Los habitantes de Carmen de Patagones se sumaron a sus pares de las localidades costeras y se opusieron al cambio. FEBA dio a conocer un comunicado crítico.

La posible modificación del huso horario durante la temporada de verano siguió sumando voces de rechazo en las últimas hora La Federación Económica de la provincia de Buenos Aires -FEBA- dio a conocer un comunicado en el que reclamó que se deje sin efecto la modificación horaria porque "ya quedaron demostradas las consecuencias negativas que genera en la actividad comercial".

Mientras tanto, los vecinos de la localidad bonaerense de Carmen de Patagones, en el límite entre las provincias de Buenos Aires y de Río Negro, se sumaron a sus pares de las localidades costeras bonaerenses -entre ellas Mar del Plata- y pidieron que el cambio no se aplique.

En diálogo con LA CAPITAL, recordaron que las experiencias anteriores fueron "caóticas" por cuanto la primera adhirió al cambio y la segunda no lo hizo, lo que motivó que muchos vecinos que viven en esa ciudad y trabajan o estudian en Viedma tuvieran que hacer malabares para organizar su vida cotidiana.

La posición de FEBA

"Apoyamos toda decisión que contribuya a generar un ahorro energético, pero la realidad nos ha demostrado que dicho objetivo no se cumple en la magnitud de los inconvenientes y perjuicios que trae aparejado, por lo que creemos indispensable que esta medida sea revisada", indicó FEBA a través de un comunicado que lleva la firma de su presidente, Raúl Lamacchia. Allí precisó que "esta decisión en los años en que ha estado en vigencia, trajo como consecuencia para el comercio en general y para el de los centros turísticos en particular, una serie de inconvenientes".

Entre ellos, FEBA destacó que "el sector gastronómico a la noche prácticamente perdió un turno, disminuyendo sensiblemente su actividad" y señaló que "los comercios vieron disminuir la afluencia a los mismos, ya que al oscurecer después de las 21, la gente prorrogaba la actividad recreativa".

Asimismo, afirmó que "el consumo de energía no disminuyó sensiblemente, no compensando el serio perjuicio producido por la baja de la actividad comercial".

"Hubo similar consumo energético, con menor venta y actividad comercial" concluyó la entidad bonaerense, al tiempo que indicó que "las diferencias horarias con las provincias que no adhirieron al cambio propuesto por el gobierno nacional, dificultaron en gran escala el intercambio comercial con las mismas, particularmente de las ciudades limítrofes".

El caso de Patagones

A todo esto, los habitantes de Viedma y Carmen de Patagones no se resignan. Desde hace dos años, las posiciones disímiles adoptadas por la provincia de Buenos Aires -que adhirió al cambio horario- y por Río Negro -que se mantuvo con la hora de invierno- les ocasionan graves trastornos en su vida cotidiana rutina. Su esperanza es que este año no se repitan.

"Cualquiera puede decirte los problemas que ocasiona el cambio de horario" se rió Rosario, una vecina de Carmen de Patagones que diariamente cruza el puente para ir a trabajar a Viedma cuando LA CAPITAL la consultó sobre la situación.

"Todo se complica -describió-. Desde ir a buscar a los chicos a la escuela hasta hacer las compras cuando uno vuelve a la casa. Hay que hacer malabares, pedir permiso en el trabajo para salir antes o ponerse de acuerdo con familiares, amigos o vecinos para organizar tu vida cotidiana".

Como se informa por separado, el problema del cambio de horario fue analizado ayer durante una reunión entre el gobernador Daniel Scioli y representantes de distintos sectores que se oponen al cambio horario.

Estas posiciones disímiles ya motivaron que en 2008 la presidenta Cristina Kirchner tuviese que firmar un decreto para exceptuar de la medida a San Luis, Catamarca, La Rioja, Mendoza, Salta, San Juan, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Después Jujuy adoptó la misma posición por las problemáticas que le ocasionaba tener un horario distinto a los distritos de la región, principalmente que Salta.

Este año, cinco distritos ya advirtieron que no variarán el horario: Chubut, Jujuy, Neuquén, Salta y San Juan. Las restantes provincias que no se sumaron al cambio en 2008 -entre ellas Río Negro- no había definido hasta ayer qué actitud tomarían este año pero fuentes consultadas en Viedma descontaron que el gobierno provincial volverá a negarse al cambio.

En ese caso, la esperanza de los vecinos de Carmen de Patagones -provincia de Buenos Aires- radica en que su situación sea tenida en cuenta con el suficiente tiempo de antelación como para evitar los inconvenientes registrados en años anteriores.

"En 2008 se hablaba de que la Presidenta iba a firmar un decreto exceptuando a Patagones pero como se charló muy sobre la fecha no se llegó a nada -relató Rosario-. Ojalá ahora lo prevean con más tiempo y nos eviten el problema, porque la verdad es que la vida es caótica".

Comentá la nota