Ya suman 986 los casos de dengue en la provincia.

Salud Pública insistió este fin de semana en el rol protagónico de la gente en la lucha contra el mosquito.
Cuando hay fiebre sin que se encuentre la causa, hay que sospechar de una eventual infección de dengue.

Hay que consultar sin medicarse. Si es dengue, en especial la aspirina provoca graves complicaciones.

Los síntomas clásicos son fiebre, dolor de cabeza y de todo el cuerpo. "Fiebre rompehuesos" le decían antes.

El Ministerio de Salud Pública recordó a la población que esta semana, en capital e interior, continuarán los operativos de "descacharrización". Es decir, el retiro de chatarra y elementos inservibles que permanecen al aire libre, donde se cría el mosquito que causa el dengue.

Sólo en Capital hasta ahora se han retirado ya alrededor de 200 toneladas de cacharros de diferentes zonas, que fueron depositadas en el vertedero San Javier.

Casi un millar de afectados.

Por otro lado, el Ministerio dio a conocer que para lo que va del año en la provincia se llevan confirmados 986 casos de dengue. De éstos, 65 fueron contraídos fuera de esta provincia.

De ese casi millar de afectados, 163 fueron corroborados por estudios a muestras de sangre, procesadas en el Instituto Maiztegui de Pergamino.

En tanto que los otros 823 casos están confirmados, por lo que se denomina "nexo epidemiológico", es decir que presentaron síntomas de dengue y estuvieron vinculados o relacionados con pacientes a quienes se les corroboró por laboratorio la enfermedad.

Acciones de lucha

"La confirmación de casos por nexo epidemiológico permite monitoreos y estimar la magnitud de los brotes de dengue que se presentan en distintos núcleos urbanos del norte de la provincia", explicaron las autoridades sanitarias.

Al mismo tiempo recordaron que se realiza un seguimiento personalizado por cada paciente con fiebre detectado por el sistema de salud.

En el marco de la lucha contra esta infección se viene ejecutando un plan de contingencia que contempla acciones de descacharrado, bloqueo y rociado de viviendas en las zonas donde se detectan cuadros febriles (sospechosos de dengue).

Vale resaltar que para la Organización Mundial de la Salud (OMS), el dengue es un problema de saneamiento domiciliario. Ocurre que esta enfermedad la transmite un mosquito que se cría en todo elemento al aire libre capaz de retener agua; desde una pileta a una tapita de gaseosa.

En la ciudad de Salta, incluso, hace algunos años se encontraron larvas del insecto en restos de cáscaras de huevo.

No existe vacuna

Salud Pública consideró necesario reiterar a la población que no existe vacuna contra el dengue. La única prevención es mantener los patios sin chatarra ni elemento alguno que pueda acumular agua. En un documento a la opinión pública de este fin de semana, el ministro de Salud, Alfredo Qüerio, reiteró que parte de la situación planteada con el dengue tiene que ver con el problema del saneamiento domiciliario.

Sostiene el funcionario que "el rol protagónico de la lucha contra el dengue lo tiene la sociedad, que debe colaborar para eliminar el vector e impedir la formación de criaderos de mosquitos".

Comentá la nota