"Sumados sacamos arriba del 50%"

Los votos del Santa Federal y del Frente para la Victoria no se pueden sumar legalmente, pero sí para armar un análisis que apunta a señalar que el PJ unido hasta le hubiera podido ganar al Binner de 2007, cuando alcanzó el 48,7%.
Carlos Reutemann se asumió como el jefe del peronismo anti K. "La relación con el ex presidente del Partido Justicialista (Néstor Kirchner) está muerta y es irreversible. No tenemos ningún tipo de conversaciones desde hace un año y medio. Esto fue así y seguirá así", dijo Lole. Aunque después sorprendió con un análisis de las elecciones del 28 de junio en Santa Fe, en el que sumó sus votos con los que sacó su colega y líder del peronismo K en la provincia, Agustin Rossi. "Si sumamos los votos que sacó Santa Fe Federal con los del Frente para la Victoria, hay una diferencia de diez puntos (sobre el Frente Progresista). Y es mucha diferencia. Estaríamos cerca del 50 por ciento que sería un caudal muy importante, superior a lo que el justicialismo sacó en la elección a gobernador" de 2007, en la que Hermes Binner derrotó a Rafael Bielsa, afirmó. Reutemann mantuvo también la incógnita sobre su futuro político, a pesar de su condición de presidenciable. "Hoy, hablar del 2011 me parece un despropósito", afirmó.

En una entrevista con la emisora FM Activa de la ciudad de Vera, Reutemann tiró varias definiciones políticas "El resultado electoral en la provincia es el que más o menos esperábamos. Siempre dije que si el justicialismo iba dividido era una estrategia débil y esa fue la realidad porque teníamos dos líneas de pensamiento muy diferentes y la división, hizo que en la general ganáramos por menos de dos puntos, en senadores y 1.000 votos, en diputados. Afortunadamente, pudimos salir triunfadores, pero siempre se supo que era una estrategia de debilidad porque compartíamos el mismo electorado y era un riesgo", dijo.

¿Su triunfo es un respaldo al PJ o a usted? -le preguntó el colega Marcelo Manzatto.

-Habría que tener una lupa para individualizar cada voto. Pero si sumamos los que sacó Santa Fe Federal con los del Frente para la Victoria hay una diferencia de diez puntos (sobre el Frente Progresista). Y es mucha diferencia. Estaríamos cerca del 50 por ciento que, sumando los votos, sería un caudal muy importante, mucho más importante que lo que el justicialismo sacó en la elección a gobernador (en 2007). También hay que decirlo: esto no es automático. Si no hubiera ido una de las lista, no todos los votos se hubieran transferido a la otra. Quizá de ese nueve o diez por ciento, uno se hubiera quedado con una parte y a lo mejor, la otra parte se hubiera dispersado en otras listas. No es tan automático- contestó Reutemann.

En las elecciones del 28 de junio, según el escrutinio definitivo, Reutemann logró 724.040 votos (42,34%) contra 693.714 de Rubén Giustiniani (40,57%) y 132.912 del candidato del Frente para la Victoria, Claudio Leoni. Mientras que su lista de diputados que encabezó Daniel Germano obtuvo 673.361 (39,87%) y le ganó a la de Jorge Alvarez 672.297 (39,81%) y a la de Rossi, 162.592 (9,63%).

Por lo tanto, si se sigue con la operación de Reutemann de sumar sus votos con los de Rossi -aunque no se puedan sumar el resultado supera los 880 mil votos y los 50 puntos. Un caudal electoral que está por encima del que Binner logró en las elecciones del 2 de setiembre de 2007 que lo llevaron a la Casa Gris con 864.524 votos (48,71%) y diez puntos de ventaja sobre Bielsa (688.197votos, 38,78%).

"La reacción de la gente fue muy inteligente y sabia", dijo Reutemann en otra parte del reportaje en el que habló sobre su ruptura política con Kirchner y Binner, entre otras cuestiones. Estas son sus definiciones.

*La campaña en Santa Fe. "Fue corta y extremadamente dura. El resultado final se dio con un festejo que mucha gente tenía contenido por un resultado cerrado que permitió, lógicamente, disfrutarlo un poco más", dijo. "Me llamó la atención (el tono de Binner) porque no teníamos experiencia en la provincia en este tipo de campañas. Pero, bueno, en la vida uno todos los días se lleva sorpresas y está fue una de ella... Hubo muchos agravios y ataques..."

* El mensaje de las urnas. "Hay que esperar unos días para que (el gobierno de CFK) pueda digerir el impacto que ha tenido. Van a pasar unos días más. Y después, imagino que reaccionará, leyendo con inteligencia lo que ha sucedido en las urnas.

* El nuevo Congreso. "La gente fue muy inteligente y sabia (a la hora de votar). Vio cómo se desarrollaron los acontecimientos en el último año y medio (después del conflicto con el campo). Porque si se observan los resultados electorales, la gente ha sido sabia, en extremo. Ha dicho: le vamos a dar una señal clara (a CFK) con la conformación del nuevo Congreso. La verdad, que está armado con una inteligencia fenomenal porque hasta ahora el Congreso prácticamente tuvo poca participación, pero a partir del 10 de diciembre, cuando asuman los nuevos legisladores, cambiará absolutamente. Pasaremos de un gobierno hiperpresidencialista a un gobierno donde va a tener mucha participación el Parlamento. Realmente, la reacción de la gente es muy sabia".

* El exabrupto de Binner. Al día siguiente de las elecciones, el gobernador comparó el triunfo de Reutemann en la ciudad de Santa Fe con el "síndrome de Estocolmo" (una patología de la víctima que se identifica con el victimario y hasta lo ayuda, en obvia referencia a miles de santafesinos que sufrieron la catástrofe del río Salado en 2003 y ahora votaron a Lole). Aunque después se arrepintió y pidió disculpas dos veces. "Fue un agravio muy duro", dijo Reutemann. "Esto ya lo había escuchado después de las elecciones de 2003. Justamente, en Santa Fe se reunió un grupo de intelectuales para analizar el comportamiento del electorado en la zona oeste de la ciudad (que sufrió la catástrofe del río salado). Ya lo había escuchado en esa oportunidad, así que no me sorprende lo que pensaban ciertas personas. Pero en este caso al ser el gobernador de la provincia de Santa Fe es un agravio muy duro para los santafesinos, sobre todo en democracia".

* La carrera presidencial. En la campaña, Reutemann afirmó que si ganaba por un voto sería presidenciable, en 2011. Pero hoy no dice lo mismo. "Los acontecimientos cotidianos pueden hacen variar lo que uno piensa respecto al futuro porque las cuestiones son muy dinámicas y cambiantes, no son estáticas. Entonces, cuando uno ve que siguen los problemas en la producción, la inseguridad en la ciudad de Santa Fe y ahora el tema de la gripe A, me parece un despropósito hablar del 2011. Ya se habló en exceso, el 2011 llegará a su tiempo, como corresponde, pero hoy no es prioritario, ni lo que la gente quiere escuchar de la dirigencia política. Esto no quiere decir que este afuera de lo que yo dije, pero me parece que hay otras cosas importantes.

* La relación con los K. "Está rota", afirmó. "Por las declaraciones que hizo el ahora ex presidente del justicialismo se ve claramente que tenemos una relación muerta. No tenemos ningún de conversaciones desde hace un año y medio y esto es irreversible. Esto fue así y seguirá así. Unas horas después de las elecciones dijo que había perdido por un punto y medio en la provincia de Santa Fe, eso significa que lo ha traicionado el subconsciente (se ríe). Esa es la verdad.

¿Y cuál es su relación con la presidenta de la Nación?

Tampoco hemos ningún tipo de charlas ni conversaciones en un año y pico que llevamos en el Congreso a partir de la asunción de las nuevas autoridades. Nunca tuvimos una charla. No se olvide que yo cree Santa Fe Federal al inicio de este año. Nosotros no tenemos ningún tipo de relación con el Ejecutivo, en absoluto- concluyó Reutemann.

Comentá la nota