Suma rechazos el probable ente regulador.

Si avanza la iniciativa, Schiaretti pidió “consenso” y participación de los productores. El agro rechaza cualquier proyecto oficial.
El Gobierno y las entidades agropecuarias que conforman la Mesa de Enlace cruzaron ayer fuertes críticas en torno a una posible injerencia del Estado en la comercialización de granos, mientras se espera con expectativa la posibilidad de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner realice hoy algún anuncio en la inauguración de las 127 sesiones ordinarias del Congreso Nacional.

Luego de que el campo pusiera el grito en el cielo por los rumores sobre la nacionalización del comercio exterior de granos, circularon con más fuerza versiones sobre una decisión intermedia: Cristina Fernández evaluaba anoche la posibilidad de anunciar hoy el ingreso de un proyecto al Congreso para recrear la ex Junta Nacional de Granos, fundada en 1933 por el ex presidente Agustín Justo, y disuelta por el ex ministro de Economía Domingo Cavallo en 1991. Se trata de un organismo oficial capaz de regular precios e intervenir en el mercado para asegurar el abastecimiento interno, pero sin la eliminación del sector privado, según la última iniciativa del oficialismo.

El primer borrador, en cambio, que se originó en fuentes de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), a cargo de Ricardo Echegaray, sugería lisa y llanamente la estatización del comercio exterior de granos e, incluso, la nacionalización de los puertos privados.

Por la tarde, la Presidenta se reunió con sus principales colaboradores, entre ellos, Néstor Kirchner y Carlos Zanini, en la residencia de Olivos para redactar el proyecto, y quedó prácticamente descartada la posibilidad de una completa estatización, según versiones periodísticas que citaron a voceros que conocían los resultados del cónclave del Gobierno.

Rechazo del campo. Un grupo de 27 entidades representativas del comercio de cereales, entre ellas las cuatro de la Comisión de Enlace, había rechazado el sábado –mediante una solicitada publicada en los principales diarios del país– la posibilidad "de que se establezca un sistema estatizado y monopólico" del mercado de granos, y advirtió que, de concretarse, "pondrá a la sociedad argentina al borde de otro conflicto, innecesario y de consecuencias impredecibles".

Alertaron que "un esquema de esas características sólo generará perjuicios para consumidores y productores, aun cuando venga acompañado de anuncios de supuestos beneficios para ambos, como garantía de precios, de abastecimiento o rebajas en las retenciones".

El ministro de Justicia, Aníbal Fernández, consideró "un papelón" que las entidades hayan publicado "por las dudas" la solicitada y se negó a contestar si el Gobierno analiza recrear la ex Junta Nacional de Granos.

"No, análisis sobre conjeturas, no", puntualizó el ministro. Los rumores surgieron luego de que se conociera que los productores tienen "guardadas" unas 5,5 millones de toneladas de soja que se niegan a comercializar para lesionar los ingresos fiscales. Si los productores liquidaran ese "cargamento", se produciría un importante ingreso de divisas en el mercado de cambios que empujaría la cotización del dólar hacia abajo, algo que el Gobierno espera con deseo para evitar el uso de las reservas del Banco Central.

La titular de la Coalición Cívica (CC), Elisa Carrió, sostuvo que el presunto proyecto "es una amenaza del Gobierno", en el marco de una acción para "aumentar la capacidad de daño" hacia el campo. Además, insistió en que en el enfrentamiento con el agro, está detrás Néstor Kirchner, a quien "ya no le queda legitimidad pública, sino capacidad de daño".

El radical Gerardo Morales lo advirtió que no será aprobado por el Congreso.

Un grupo de organizaciones y partidos kirchneristas de Córdoba apoyaron el proyecto de "estatizar el comercio de granos" en el país.

Schiaretti, otro modelo. Ante la intranquilidad que generaron sus palabras del viernes, en el sentido de que en épocas de crisis extraordinaria, "es posible pensar en nacionalizar sectores estratégicos", el gobernador Juan Schiaretti precisó anoche el alcance de sus dichos.

"Mi posición es que no hay que atarse a dogmas en medio de esta fenomenal crisis. ¿Quién podría pensar hace apenas dos años que Estados Unidos iba a estatizar el mayor banco del mundo, como el Citigroup?", agregó en respuesta a las críticas de que antes sostenía una posición más liberal.

Precisó que defiende, "con el consenso de los productores agropecuarios", la constitución de un organismo mixto como ya funciona en Canadá y Australia para regular el mercado de trigo, porque "en caso contrario la pelea por la renta agraria será eterna si no hay mecanismos que permitan administrar los precios internos y los externos". "Pero, si no hay consenso, el proyecto irá al fracaso y será un mamarracho", insistió.

Idas y vueltas

Miércoles 18. El Gobierno nacional convoca al campo a dialogar sobre temas del sector. Hacía siete meses que no recibía a la Mesa de Enlace.

Martes 24. Diálogo constructivo. El Gobierno anuncia medidas sobre lácteos, economías regionales y para los terneros machos Holando.

Miércoles 25. Todo el arco opositor le da un fuerte apoyo a los reclamos del campo en el Congreso. El acto molesta al Gobierno.

Jueves 26. El Gobierno hace trascender que analiza un proyecto de la Afip para estatizar el comercio exterior de granos.

Viernes 27. El Gobierno hace trascender que analiza un proyecto para intervenir el comercio exterior de granos. Más de 25 entidades advierten sobre un "conflicto de consecuencias imprevisibles".

Comentá la nota