La CGT se suma a la ola de marchas, pero en apoyo al gobierno de Cristina Kirchner

El Consejo Directivo de la Confederación General del Trabajo (CGT) resolvió ayer impulsar una movilización el próximo 20 de noviembre "en apoyo al orden constitucional y el proceso democrático", y en rechazo al impulso destituyente que enrarece el clima social.
La movilización, según señaló el secretario general del Sindicato de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmith, se realizará en coincidencia con el Día de la Soberanía Nacional.

Durante la reunión del Consejo Directivo cegetista, que se realizó en la sede de la calle Azopardo, el dirigente aseguró que existe "una situación en enrarecimiento social y político y debemos participar en apoyo el orden constitucional".

El secretario general de los judiciales y actual diputado nacional, Julio Piumato, justificó la decisión "en el marco de un análisis de la situación política y social de la Argentina".

"Hemos analizado la crisis económica y hemos evaluado un clima de desestabilización que

se quiere crear. En función de ese clima enrarecido que se está gestando nosotros quisimos fijar la posición de los trabajadores en un día emblemático, como lo es el 20 de noviembre, y reafirmar la posición asumida cuando la gente votó a este gobierno en 2007", sostuvo.

En oposición a la medida, que obedece a la presunción de que hay intenciones destituyentes, el líder de la UCR, Gerardo Morales, presentó ayer un pedido de informes para que el Ejecutivo precise sus denuncias sobre un presunto plan destituyente en la Argentina. Y sostuvo que, contra lo que sostiene el oficialismo, es el mismo Gobierno el que "desestabiliza".

Comentá la nota