Un suicidio cada vez más dudoso

Las pericias en el cadáver del empresario González Moreno no permitieron corroborar el suicidio. La familia salió a plantear que esa hipótesis ya no se sostiene. Hoy deberán declarar quienes llegaron primero a la escena del crimen.
La noticia de que en las manos de Hernán González Moreno no se encontraron restos de pólvora puso en dudas la causa de la muerte del empresario correntino, que apareció con un tiro en la cabeza dos días antes del ballottage en el que Ricardo Colombi fue electo gobernador de la provincia. Tras confirmarse el resultado negativo del dermotest, la familia del muerto salió a plantear que la hipótesis del suicidio ya no se sostiene, aunque los fiscales, más cautos, aclararon que todavía no se puede descartar. Un verdadero problema del caso es que las pericias no son una garantía absoluta, porque al cadáver no lo encontró la policía, sino terceros. En este marco, serán muy importantes las declaraciones de los testigos. El juez de la causa citó a declarar a los que llegaron al lugar de la escena antes que la policía, Carlos Gerardo (custodio del gobernador saliente, Arturo Colombi) y al director de Información Pública de la provincia, José Luis "Billy" Zampa. Los investigadores consideran que Zampa (el primero en llegar) tiene que explicar por qué, siendo funcionario público, acudió allí sin haber avisado a la policía.

Ayer, los fiscales comenzaron a levantar testimonios para reconstruir cómo fue encontrado el cadáver de González Moreno. Hablaron con Lisandro Mantilla, su primo, uno de los últimos que lo vio con vida. Saben que González Moreno pasó por el peaje a Goya entre las 17 y las 17.30, camino a la estancia donde aparecería muerto. Allí habló con Mantilla, a quien le dijo que iba a cazar. El resultado de los análisis toxicológicos reveló que durante la jornada González Moreno consumió cocaína (más de una vez, ya hallaron restos de esta sustancia en sus fosas nasales y también en la orina) y alcohol. Esto podría apuntalar la hipótesis del suicidio: algunos expertos dicen que este consumo es habitual en los suicidas, para vencer el miedo.

La ausencia de pólvora en sus manos, en cambio, desacomoda el panorama. Fuentes de la investigación detallaron que se hicieron dos tipos de dermotest, una que se tomó sobre el cadáver en la morgue y otra en base a muestras realizadas por la policía en el lugar de la escena, para la que usaron una suerte de cinta adhesiva para encontrar restos en la manos de González Moreno. Los resultados de las pruebas realizadas por el jefe del laboratorio judicial, Diego Rinaldi, señalaron que el empresario no se disparó, que la pistola que disparó no le dejó depósito de metales, o –una posibilidad que no se puede descartar– que la muestra fue mal tomada. El arma hallada junto al cuerpo es una Colt del año 1902, "de corredera lenta", modelo que "permite un gran escape de gases, lo que aumenta la cantidad de restos que debería dejar en las manos".

Todavía faltan los resultados de varios estudios, entre ellos uno que deberá confirmar si al cuerpo de González Moreno le falta un diente como producto de un golpe.

Así las cosas, los fiscales parecen apuntar ahora a aclarar cuál fue el rol de Zampa, el director de Información Pública de la provincia. El fiscal general de Corrientes César Sotelo se quejó de que "Información Pública el día del hecho confundió el accionar de la Justicia", remarcó que "Zampa llegó antes que todos" y agregó sobre el muerto: "Hace pensar que un chico de 28 años maneje tanto dinero y tanto poder. Creo que era socio Zampa y hay que buscar más socios todavía". El fallecido estaba siendo investigado en una causa por un manejo millonario de publicidad oficial, en la que también están imputados Arturo Colombi y Zampa, entre otros.

El funcionario deberá presentarse a la Justicia mañana jueves, a las 9.30. Los fiscales todavía no definieron si deberá responder a una indagatoria (es decir, si será considerado sospechoso) o como un simple testigo. A Zampa lo precederá en los tribunales –donde deberá concurrir esta tarde– el comisario Carlos Gerardo, custodio del gobernador Colombi. "Cuando llegó la policía, ellos ya estaban en el lugar donde encontraron el cuerpo de González Moreno. No sabemos qué pudo hacer pasado con anterioridad a que llegara la policía, entonces necesitamos contrastar los datos que tenemos porque no descartamos ninguna hipótesis."

Como un dato de la complejidad que va tomando la causa, el fiscal general designó a dos nuevos fiscales para que se sumen a la pesquisa, Buenaventura Duarte y Alejandro Chain.

Otra de las novedades del día fue que la familia del empresario, a través del abogado Marcos Maidana, salió a desmentir la posibilidad de un suicidio. "Científicamente podemos afirmar, con seguridad, que González Moreno no se suicidó", dijo Maidana aludiendo a las pericias. El abogado agregó que "las características personales" de González Moreno "no encajaban en el perfil de una persona suicida". Maidana negó que exista una carta del muchacho explicando su final, pero aclaró que "lo que existen son llamados telefónicos de cuatro celulares que se encontraron en el auto. Estamos esperando que sean sometidos a pericias, tanto esos celulares como los emails, imágenes, fotos y videos que haya podido recibir".

Comentá la nota