Sugerirán a Obama medidas para acercarse a Cuba

El gobernador estadounidense Bill Richardson, tras una gira oficial de cinco días en Cuba, anunció ayer que hay "un ambiente muy bueno" para mejorar las relaciones con su país, pero advirtió que llevará bastante tiempo tras medio siglo de confrontación.
Richardson es el político norteamericano de mayor nivel que visita La Habana en varios años. En el pasado, viajó como emisario de Bill Clinton e intervino en la liberación de presos políticos.

Richardson, mandatario demócrata de Nuevo México y muy cercano al presidente Barack Obama, dijo en una rueda de prensa que sugeriría "medidas" para mejorar las relaciones. "Ahora hay que dar pasos concretos por los dos lados", sostuvo. El gobernador anunció que también hará recomendaciones a Obama, pero aclaró que no representaba a la administración del presidente.

Richardson, él mismo hijo de una mexicana, no se reunió con el presidente Raúl Castro, ni con su antecesor, Fidel, aunque sí recibió de éste un "mensaje personal".

Richardson estimó que, antes de abordar el embargo comercial y financiero de EE.UU., o el también delicado asunto de los presos políticos, deben darse "otros pasos humanitarios, entre personas y personas". En el lado cubano, dijo que veía una "falta de flexibilidad" y también de "acciones recíprocas, especialmente en el área humanitaria", ante los gestos de distensión de Obama.

Comentá la nota