El 1 a 0 no fue suficiente.

El 1 a 0 no fue suficiente.
Arsenal la sacó barata en su visita a Old Trafford de la segunda semifinal. El martes, la revancha.
El defensor del título de la Liga de Campeones, Manchester United, venció por 1 a 0 a Arsenal en la primera semifinal jugada ayer en Old Trafford. Con el delantero Carlos Tevez sorpresivamente como titular y con un gol del defensor irlandés John O'Shea, Manchester United dominó de principio a fin aunque no pudo sacar mayor ventaja de cara a la revancha a jugarse el martes en el Emirates, la cancha de Arsenal. Vale recordar que el martes Barcelona apenas había empatado sin goles ante Chelsea en la otra semifinal.

Más allá de la mínima diferencia que logró Manchester United, su histórico entrenador Alex Ferguson quedó más que conforme: "Pudimos haber ganado por cuatro goles, pero si me daban a firmar antes del partido un 1 a 0 como el que obtuvimos, lo firmaba. No se puede tener todo en la vida. Lo importante es que no nos hayan convertido goles", señaló.

¿Qué dijo en el otro vestuario el DT francés Arsene Wenger? "Lo bueno es que nos hicieron sólo un gol y tenemos una chance importante de dar vuelta las cosas en casa. Ellos podrían haber marcado un segundo gol, pero Almunia estuvo sensacional".

Justamente el arquero de Arsenal fue una de las figuras del partido. Ya en la primera jugada le ganó el duelo a Tevez tras un centro de O'Shea.

En la defensa del equipo visitante no estuvieron Gallas y Clichy y el novato Kieran Gibbs se vio superado por un John O'Shea que subió permanentemente al ataque por su banda. A los 17 minutos precisamente O'Shea fue liberado por Gibbs y abrió el marcador con una semivolea imparable tras un pase rasante de Michael Carrick.

Antes de ser reemplazado por el búlgaro Berbatov, Tevez (el único amonestado del encuentro) puso a prueba a Almunia. Pero ganó el arquero, como lo hizo luego ante Rooney, Cristiano Ronaldo y el propio Berbatov.

En el otro arco, Van der Sar apenas si tuvo que esforzarse ante un disparo del español Cesc Fábregas. Manchester United se movió cómodo durante todo el partido y Cristiano Ronaldo volvió a arremeter contra Arsenal con un tiro al arco que por poco no fue el segundo gol. Esa fue la tónica del juego: Manchester United embistiendo y Arsenal aguantando.

Así, ante 75 mil personas y con el arbitraje del danés Claus Bo Larsen, Manchester United dio un primer paso para volver a instalarse en la final de la Liga. ¿Será otra vez ante Chelsea, como ocurrió en 2008?

Comentá la nota