Sueños presidenciales de las noches del verano 2010

Duhalde, Kirchner, De Narváez y Massa, algunos de los peronistas que analizan sus chances de ser candidato presidencial
Varios dirigentes de la Provincia evalúan sus chances para el 2011 desde la hipótesis de que Reutemann no se postule a la primera magistratura

Todos los políticos dicen que falta mucho. Pero todos, sin embargo, ya consumen buena parte de sus partidas para encuestas, de sus análisis permanentes de la realidad y perspectivas y, también, de los contactos con otros dirigentes, para empezar a definir dónde los encontrarán parados las elecciones del 2011. Y en ese marco, en el peronismo bonaerense -oficialista y disidente- comienza a registrarse, contrariando las confesiones públicas, una notoria cantidad de eventuales -sólo eventuales por ahora- candidatos presidenciales.

DOS EX

En principio, en ese escenario, sólo hay un peronista bonaerense formalmente parado para la carrera y públicamente declarado como tal. Hace ya semanas que Eduardo Duhalde dijo que competirá en la interna del PJ por la candidatura presidencial.

El ex presidente y ex gobernador dio por descontado que en esa primaria tendrá como contrincante a Néstor Kirchner, sobre quien, después de su candidatura a diputado nacional por la Provincia, algunos dirigentes sostienen que hay que encuadrarlo en la categoría de bonaerense.

Y ciertamente, aunque Kirchner no ha sido tan explícito sobre la reedición de su aspiración presidencial en el 2011, sí ha dado suficientes señales como para que en el justicialismo la mayoría piense que efectivamente el ex Presidente quiere volver a ocupar el sillón de Rivadavia. Por lo pronto, el jefe de Gabinete nacional, Aníbal Fernández, ya ha relanzado el enigma de que el próximo candidato del oficialismo será "pingüino o pingüina". Y como luego de eso Cristina dijo que no buscará la reelección, el misterio se habría acabado.

LA CLAVE LOLE

Pero curiosamente, aunque Duhalde haya sido el primer bonaerense en lanzarse a la presidencial del 2011, en el peronismo tienden a no creerle. Imaginan que se trata, en realidad, de un doble "toreo": a Kirchner, por un lado, y al santafesino Carlos Reutemann, que sería según esas conjeturas, a quien Duhalde realmente querría ver representando al justicialismo en la contienda por la primera magistratura.

Y es Lole, justamente, el hombre de los misterios en torno del que giran los sueños presidenciales que han comenzado a alimentar algunos peronistas de la Provincia en uno de los veranos bonaerenses más calurosos.

Es que todos creen, según afirman, que Reutemann sería el mejor candidato presidencial del justicialismo, en particular si el aspirante opositor será Julio Cobos, cuya imagen positiva en las encuestas les hiela la sangre a todos los peronistas del país. Por eso -dicen-, todos quieren que Lole sea el candidato.

Pero el tiempo pasa y el santafesino se mantiene en un furioso silencio, mientras el resto empieza a preguntarse quién será el candidato peronista si Reutemann finalmente no se decide. Y es ahí, como respuesta a ese interrogante, que más de un bonaerense ha iniciado evaluaciones sobre sus propias chances de pelear esa postulación.

DESDE LA DISIDENCIA

Desde afuera del oficialismo, quien analizaría esa posibilidad en ese "contexto sin Reutemann" es Francisco De Narváez. Después del 28-J, el empresario se mostraría convencido de que le ganaría la interna a Kirchner y que después podría darle pelea pareja a Cobos. Claro que, primero, debería obtener la habilitación de la Suprema Corte para competir por la Presidencia, habida cuenta de que nació en Colombia, aunque también para esa búsqueda se siente confiado.

También desde la disidencia, uno de los más firmes impulsores de la candidatura de Lole, Felipe Solá, reconsidera la postulación presidencial que confesó públicamente hace un año, cuando presentó su sociedad electoral con Mauricio Macri y De Narváez.

EN EL OFICIALISMO

En el peronismo oficialista bonaerense también hay quienes sueñan con la candidatura presidencial. Pero sus evaluaciones en ese sentido no sólo se basan en que Lole no se postularía, sino en que también Kirchner desistiría de la pelea. Desde esas conjeturas, no descartan terminar como candidatos presidenciales Sergio Massa -que imaginaría una fórmula con el salteño Juan Manuel Urtubey que, eventualmente podría tener los términos invertidos-, y el gobernador Daniel Scioli.

Las casualidades hacen que varios de ellos -De Narváez, Massa y Scioli- sean hasta ahora, de manera más o menos declarada, aspirantes a gobernador bonaerense.

Y todos mantienen la aspiración presidencial en secreto y, hasta nuevo aviso, como un sueño de verano.

Comentá la nota