Sueños de grandeza

Luego de un año inolvidable, en el que fue distinguida como la N° 1 junior en los EE.UU., Victoria Tanco se prepara en Bradenton para seguir apuntalando su crecimiento
Catorce segundos duró el momento sublime de la corta carrera golfística de Victoria Tanco. Fue desde el instante en que pegó con un hierro 6 hasta que la pelota se escondió en el hoyo 9, luego de que volara por sobre la bandera y trazara un recorrido en retroceso por el green. Aquel fantástico águila en la primera vuelta del US Open femenino, en Edina, Minnesota, quedó inmortalizado en el sitio YouTube y puede recordarse con un clic de mouse. Pero no sólo de ráfagas de inspiración vivió esta chica de 14 años: su inolvidable 2008 fue redondo de principio a fin, ya que logró la triple corona local -el Campeonato Nacional por Golpes, el Argentino de Aficionadas y el Abierto de Damas-, y se adjudicó tres torneos de la Asociación Junior de Golf de los Estados Unidos, por lo que fue distinguida como la N° 1 de la categoría por esa entidad.

Son tiempos de cambios físicos y psicológicos repentinos, rebeldía a flor de piel, conflictos internos y una búsqueda definitiva de la personalidad. Como adolescente que es, Victoria no escapa a los vaivenes de su edad, pero así y todo se las arregla para agregar pilotes en la edificación de su carrera. Una gran contracción al trabajo es su único secreto.

"Quiero jugar en el LPGA Tour, ganar el US Open y ser la N° 1 del mundo. Yo quiero eso", repite con seguridad aplastante, como si todo llegara por decantación. Aunque sus sueños poseen sustento, no descansan en un enunciado lanzado al aire: desde el 16 de este mes hasta el 10 de febrero, esta joven que se crió en el San Diego Country Club de Moreno mantendrá su base de operaciones en la Academia de David Leadbetter, uno de los instructores más prestigiosos del mundo. Victoria habla desde allí, desde Bradenton -a dos horas de Orlando-, donde sus especialistas encauzan su talento para darle todavía más herramientas a su futuro de jugadora profesional.

"Extraño las cosas de la Argentina, pero acá no me siento encerrada para nada", aclara, y cuenta qué hace para darle forma a su ilusión de campeona: "Me levanto a las 7.30 y empiezo una hora después, con driving, approach y putt durante tres horas. Por la tarde, salgo a practicar tres días por semana a la cancha con los otros nueve chicos becados. A eso se le suman las horas de gimnasio". Su coach, Shane Reiser, es el que examina con ojo clínico cada swing de la argentina. "Me gusta porque me exige y es muy detallista, siempre me corrige todo lo que hago", apunta Victoria, que comparte la habitación con una compañera norteamericana y está acompañada en los Estados Unidos por su madre, Lucía.

Fuera del campo también advierte progresos. De aquella nena tímida y casi indescifrable a esta que, inexorablemente, se presta al juego periodístico. "Me voy acostumbrando a las notas. Además, cuando me nombraron la mejor jugadora junior tuve que dar un discurso de diez minutos en inglés, para lograrlo me dieron un curso de oratoria."

Aún siendo amateur ya se da cuenta de lo que genera, del ruido que provoca a su alrededor. Como la ovación que recibió luego de aquel águila, el 26 de junio pasado. "Escuché los gritos y vi a la gente saltando en las tribunas. Pero en ese US Open me quedé con una espina porque no pasé el corte clasificatorio."

Se propuso convertirse en profesional a los 18 años; mientras tanto, buscará clasificarse de nuevo para ese Major y conservar su dominio entre las juniors. "Lo bueno es que el año próximo ya sé con qué me voy a encontrar. Si entro en el US Open, sentiré menos nervios y ya no va a estar esa fascinación por sacarme fotos con Lorena Ochoa u otras profesionales. Eso sí: quiero pasar el corte."

Más allá de sus particularidades, su vida paralela al golf sigue su curso: "Los profesores del Sworn College saben que si falto a la escuela es porque estoy jugando. Cada vez que vuelvo al país, les pido las carpetas a mis compañeros y me pongo al día, no hay problemas. Pero sé que en 2009 voy a estar más tiempo en EE.UU.".

Comentá la nota