El sueño de Reutemann, el empeño de Kirchner y la carrera de Cobos

Por Gustavo Sylvestre

La presente campaña electoral esta llegando a su fin, con un montón de interrogantes que comenzarán a tener respuestas, algunos la misma noche en que se abran las urnas, otros a partir del lunes 29 de junio.

Como nunca una elección legislativa se nacionalizó tanto, y al mismo tiempo se polarizó, entre las distintas opciones de la oposiciòn y el kirchnerismo.

La elección del próximo domingo levantará nuevas figuras políticas, pondrá en el ocaso a otras, abrirá el juego de nuevas alianzas,y comenzará a recorrerse el camino de las presidenciables del 2011.

Otro interrogante, a la luz del resultado que se obtenga el domingo, es si la presidenta Cristina Kirchner sabrá escuchar el resultado de las urnas, e introducir las rectificaciones necesarias en varios aspectos de su gestión.

Tras ganar por muy poco margen la elección presidencial en 1993, el entonces presidente del gobierno español Felipe González, dijo: "He comprendido el mensaje de las urnas", dando lugar después a modificaciones no solo en su gabinete, sino en aspectos centrales de su gobierno.

Aquí en la Argentina, en el 2001, al perder la elección legislativa, el entonces presidente Fernando de la Rúa tuvo una errada interpretación de esa elección. Dijo: "Yo no perdí porque no fui candidato". No quiso escuchar el mensaje de las urnas, y a los dos meses, renunciaba a la Presidencia, dando paso a la mayor crisis política, social y económica que recuerda la Argentina.

Aún ganando, según los análisis previos, el oficialismo estaría sacando muchos menos votos que los obtenidos en la última elección, que ganó ampliamente Cristina Kirchner.

Toda elección lleva implícito un mensaje, que los gobernantes deben saber leer.

Pero como decía al inicio, en estas legislativas están en juego muchas otras cosas. Y las preguntas se amontonan.

Desde el inicio, que harán los candidatos testimoniales, por ejemplo Sergio Massa y Daniel Scioli.

A Massa se lo nota incómodo en su rol de jefe de Gabinete. Muchos de los objetivos que tenía cuando asumió el cargo, no los ha podido cumplir. Por caso, la reformulación del Indec. ¿Volverá a su Tigre natal, o asumirá en Diputados para formar parte de la fuerza de choque kirchnerista que encabezará allí el ex presidente Kirchner? Lo que es seguro, que su cargo está siendo ambicionado por otros, y que si hay un reagrupamiento pingüino al ciento por ciento en el gobierno nacional, su suerte está echada.

¿Seguirá siendo Daniel Scioli el gobernador de la provincia de Buenos Aires? Sus íntimos juran, perjuran, vuelven a jurar que eso no está en discusión. Que seguirá en su cargo. Y suman, que si gana, está anotado para la carrera presidencial.

Hay que recordar también que los mismos que hoy aseguran su continuidad en el cargo, renunciando a la diputaciòn, tambièn aseguraban que ‘nunca’ sería candidato testimonial.

Si Reutemann gana en Santa Fe, tendrá todas las chances de convertirse en el candidato presidencial del Justicialismo. Y seguramemnte, al ser una figura atrayente para otros sectores políticos y sociales, podrá avanzar en un armado amplio que le darìa las chances de convertirse en Presidente.

Como nunca Reutemann sueña con esta posibilidad. Ya se lo ha manifestado a sus más íntimos, muy pocos, y ya se ha comenzado a armar un esquema de poder político y empresarial, que se pondría en marcha, tras un resultado positivo del domingo.

Es más, Reutemann habría señalado su deseo de que Gabriela Michetti sea su compañera de fórmula.

Mucho ayuda en ese sueño presidencial de Reutemann, su actual esposa, que lo impulsa a que corra esa carrera aun pendiente en su vida.

Pero si Reutemann pierde en Santa Fe, otro será el cantar.

Allí se le abre la chance presidencial a Mauricio Macri, que sabe hoy que si Reutemann es candidato, el no podrá serlo, porque se disputarían el mismo electorado, y porque el santafesino lleva las de ganar.

Macri lo sabe,y esta posibilidad está en su cabeza.

Cobos es otro que se juega su futuro político el domingo. Si gana la alianza que apadrina en su Mendoza natal, quedará automáticamente como el candidato presidencial del radicalismo. Incluso muchos ya trabajan para que la formula sea Cobos-Ricardo Alfonsín.

¿Que pasa con Elisa Carrió? Nunca imaginó la chaqueña que su destino político estaría tan complicado como se le presenta en esta elección.

Producto de su decisión personal, Alfonso Prat Gay es el candidato de la Capital y ella ocupa el tercer lugar. Si el crecimiento de Pino Solanas es el que marcan las últimas encuestas y se ubica segundo el domingo, Carrió quedaría afuera del Congreso.

¿Podrá, frente a ese panorama insistir en la candidatura presidencial? Difícilmente.

Por el contrario, si ingresa, ademàs de prestigiar al Congreso y de darle calidad institucional, seguiría en la grilla de candidatos, o con la posibilidad de acompañar una candidatura presidencial.

Binner es otra de las incógnitas de esta elección. Si el socialismo gana en Santa Fe, es otro que se anota en la carrera presidencial. Hay que recordar que en Santa Fe no hay posibilidad de reelección.

Francisco de Narváez es otra figura que, ganando o perdiendo en la provincia, ocupará un rol preponderante no sólo dentro del justicialismo, sino en el escenario político que se abre a partir del domingo.

Su capital político se ha acrecentado notablemente en los últimos meses y quedará en inmejorables condiciones para disputar la gobernación bonaerense en el 2011. Además su forma de hacer política, de diálogo permanente con otros sectores políticos y de la sociedad, le abren las puertas para construir nuevas alianzas que sustenten su sueño de llegar a la gobernación.

La gran incógnita es Néstor Kirchner. Su futuro político está atado a los resultados del próximo domingo. Aún ganando, difícilmente pueda aspirar a una nueva candidatura presidencial, aunque en la política argentina, está visto, todo es posible.

Intentará ser, seguramente, el elector del candidato presidencial que siga alimentando su proyecto político.

Pero, como sus propios adversarios lo reconocen en la intimidad, Kirchner es un animal político como pocos, que siempre tiene, o solía tener, un as en la manga.

Lo dicho: el 29 de junio se abre en la Argentina,un escenario político pocas veces visto.

Comentá la nota