El sueño del radicalismo unido

El ex senador apuesta a construir “un frente, no de oposición, sino de proposición” y desmiente haberse incorporado a la Coalición Cívica, como se dejó trascender desde la fuerza de Carrió. Las posibles candidaturas de Terragno y Caputo por el cobismo porteño.
En pleno verano porteño, el ex senador Rodolfo Terragno volvió de lleno a la arena política. Ayer por la mañana visitó a Elisa Carrió en su casa y por la tarde se entrevistó con el vicepresidente Julio Cobos. Los encuentros duraron unas dos horas con cada uno y con ambos coincidió en trabajar para armar un frente político. También surgieron las primeras diferencias. Después del encuentro con Carrió, desde la Coalición Cívica (CC) deslizaron que el ex funcionario de la Alianza se había sumado a la fuerza que lidera la chaqueña. “Terragno viene pidiendo pista”, se le escuchó decir a Carrió días atrás. En diálogo con Página/12, Terragno desmintió que se fuera a incorporar a la CC y cuestionó a quienes se toman la política “como un juego de ‘yo sumo a tal’ o ‘yo coopto a tal’”. Precisó que no es “candidato a nada” y que su intención es colaborar para construir “un frente, no de oposición, sino de proposición”.

Desde hace unos meses, el nombre del ex ministro viene sonando como posible candidato del cobismo a diputado por la Capital Federal, al igual que el del ex canciller Dante Caputo. Ambos trabajan actualmente en la Organización de Estados Americanos (OEA) y hasta ahora se mantuvieron alejados de la política porteña. Sin embargo, con el debilitamiento del kirchnerismo, comenzaron a analizar un retorno a la política local y empezaron a dialogar con el vicepresidente, por fuera de la estructura orgánica de la UCR.

Caputo y Terragno se acercaron a Cobos después de su ruptura con el Gobierno, pero ninguno se anima a decir si participará de las elecciones de octubre. “Ninguno de los dos va a dar un paso sin saber que va a pisar en firme”, analizó un operador cobista. Cerca del vice piensan encargar encuestas de opinión para medir a sus posibles referentes en el distrito. Afirman que la posibilidad de que alguno de ellos termine participando en una lista dependerá también de la evolución de los acuerdos con otras fuerzas, como la UCR orgánica y la Coalición Cívica. El ex diputado Juan Farizano es otro de los hombres que trabaja para Cobos en la ciudad y que podría tener un lugar en las listas.

“Ser candidato ahora sería poco gratificante y poco útil. No me veo en una banca”, sostuvo Terragno en diálogo con este diario. Aseguró que se mantiene “muy en contacto” con el jefe del bloque de senadores de la UCR, Ernesto Sanz, y anticipó que mantendrá reuniones con la conducción radical y con el ex ministro de Economía Ricardo López Murphy. Si sus intervenciones dan resultado, el ex funcionario podría convertirse en el artífice de una foto que sólo fue posible hasta 2001: un radicalismo unido. Y, además, se agregaría la figura de Cobos.

“Yo puedo aportar experiencia, proyectos y buena voluntad para crear conciencia de la necesidad de construir un proyecto nacional”, aclaró Terragno. Sin embargo, desde ninguna de las fuerzas que integrarían el frente electoral saben aún explicar cómo convivirían el cúmulo de ambiciones personales que desfilan por sus estructuras. Alfonso Prat Gay hace tiempo que fue anunciado como primer candidato a diputado de la CC y habría un principio de acuerdo para que Ricardo Gil Lavedra sea el radical que lo acompañe. Es una incógnita qué lugar quedaría para Caputo, Terragno o el hombre que finalmente designe el vicepresidente.

A diferencia de la provincia de Buenos Aires, en Capital las negociaciones serán más dificultosas. La referente bonaerense de la CC, Margarita Stolbizer, genera menos conflictos que Carrió a la hora de lograr acuerdos políticos. Durante un acto, Lilita volvió a marcar distancia de Cobos: “El día que deje de ser vicepresidente seguramente estará en su partido original, que es el radicalismo, y eso –sintetizó– depende de ellos, no de nosotros”.

Comentá la nota