El PJ sueña con tener a "Evita", pero Nacha duda.

En la elección de que Guevara sea la tercera candidata a diputada en la provincia de Buenos Aires –detrás de Kirchner y Scioli– anida el deseo de que la lista oficialista sea la más peronista. La movida simbiótica busca arrebatarles los atributos justicialistas a Felipe Solá y Claudia Rucci, dos peronistas clásicos. Nacha, en tanto, muestra reparos en aceptar.
Testimonial o no, Nacha Guevara está en la mira del oficialismo. Aún sin definirse si ocupará un lugar en la lista del kirchnerismo, la actriz que encarna a Evita meditará una posible respuesta en la Polinesia. Ahora, analistas y encuestadores reflexionan sobre la intención y el peso que significa la inclusión de la mística Nacha en las movedizas tierras de la política.

"La política se ha convertido en una caricatura de sí misma y esto se agudizó en esta campaña. Poner famosos bien parecidos encabezando las listas habla de que la política se ha vaciado de propuestas", aseguró ayer a PERFIL, la socióloga y analista política Graciela Roemmers. "Esto produce un ahondamiento del descrédito de la política y un ahondamiento de la mala imagen que tiene la sociedad de los políticos", agregó.

Desde el kirchnerismo, creen que la figura de la actriz, en un terreno ajustado como el de esta elección, puede hacerlos crecer entre tres y cinco puntos. Sin embargo, muchos aseguran una supuesta relación del electorado entre la figura de Nacha y Evita Peron. "No descarto que haya una peregrina idea de la asociación, pero si es así, eso me parece un delirio. Si alguno hace esa asociación, son los sectores medios que alguna vez vieron la obra y ya tienen el voto definido. Esto un paradigma. Lo que hay es un neomenemismo de utilizar figuras artistas que tienen un nivel de conocimiento superior a cualquier político tradicional", explicó un analista cercano al matrimonio presidencial. "Es un error nefasto y de una utilidad efímera para una lista que no necesita nada. La lista es Kirchner. Tiene lo que tiene, y no tiene lo que no tiene Kirchner y eso no se resuelve incorporando gente de esa manera", sentenció la misma fuente.

Dentro de la parrilla de nombres, otra de las candidatas a ocupar un lugar en la lista K es la ministra de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires, María Cristina Alvarez Rodríguez, la sobrina nieta de Evita. Sin duda, desde el kirchnerismo, buscan una asociación con la legendaria compañera de Perón. "En la época de Eva, la confianza en los referentes políticos era muy alta y la política era, para el sector popular, la herramienta para ser un instrumento de cambio. Hoy eso no ocurre", formuló Roemmers ante la consulta sobre el juego Evita-Nacha Guevara. "Yo no tengo la menor idea de a quién se le ocurrió sacar este personaje y hacer esa asociación. Pero recuerdo cuando en la inauguración de la Feria del Libro, Cristina Kirchner utilizó un rodete al estilo Evita que despertó críticas en los sectores peronistas más fuertes". No todos dentro del oficialismo miraron con buenos ojos la posible idea. "Si esto pasa en la campaña, es porque toda la estética, la promesa de cambio del primer gobierno de Kirchner, no existe más", sentenciaron.

Dudas. Nacha no está segura y eso influye a la hora de su efectiva candidatura. Según confirmó este diario "no quiere ser candidata", pero la encrucijada de la decisión final está en que habría sido un pedido personal de Daniel Scioli que, a finales del año pasado, apostó por la puesta en escena de su musical y absorbió las críticas por haberlo hecho. Resultó ser un éxito, que incluso recuperó la plata invertida. Desde el entorno de la actriz, contaron que Nacha estuvo consultando a su círculo más íntimo "qué opinan del tema". La mayoría fue concreta: "No aceptes, es una locura". Además, pidió que indagaran sobre lo que dice la gente en las radios sobre su posible candidatura. "Ella cree que de aceptar, perdería lo que acaba de lograr con Eva: ser una artista con un público masivo. Que tira eso por la borda", dijo un allegado a Guevara. Además, hay charlas avanzadas para llevar la obra teatral a España, país donde la actriz ya tiene su público; eso complicaría, aún más, el armado político. Ayer, el senador y espada clave del kirchnerismo José Pampuro la elogió: "Me parece buena como candidata, me tomó por sorpresa porque no estaba en el análisis a priori de las candidatas mujeres que nos iban a acompañar. Es una mujer que tiene una historia en el peronismo y si se logra incorporar y toma la decisión, me parece una muy buena incorporación". Ayer, Scioli esperó a Nacha en su residencia para almorzar, pero no apareció, ella pasó la invitación a la noche.

Destino: la Polinesia

Qué mejor que meditar una decisión trascendental tomando sol en las paradisíacas playas de la Polinesia francesa. Sin dudas, Nacha Guevara necesitará paz y armonía para definir su posible futuro político y este viaje, programado desde hace más de medio año, ahora se convirtió en una suerte de retiro espiritual del que dependerá la suerte el tercer lugar de la lista del Partido Justicialista.

En caso de aceptar la propuesta kirchnerista, la información a la opinión pública no la dará ella, ni nadie de su entorno; eso quedará en manos de Daniel Scioli y su equipo de trabajo, los principales impulsadores de la idea. Desde La Plata, se especula con la posibilidad de que la decisión sobre la aceptación o rechazo ya esté tomada antes del martes.Un día después la actriz viaja a Santiago de Chile, donde realizará el transbordo para el vuelo que la depositará en el archipiélago del Océano Pacífico, donde pasará siete días.

Comentá la nota