Los sueldos subieron o bajaron, según la estadística que se mire

El INDEC registró en 2008 una mejora de 10%. Pero el Banco Central dice que cayeron 2,7%.
Según la estadística que se tome, oficial o privada, durante 2008 los trabajadores mejoraron o empeoraron su situación salarial por los aumentos de los sueldos de convenio. La contradicción más evidente surge de las cifras oficiales: para el Banco Central los salarios reales cayeron 2,7%, pero para el INDEC crecieron más de 10%.

Según el INDEC, los salarios de los trabajadores privados registrados subieron de enero a noviembre (ultimo dato oficial) casi el 18%. Y el Indice de Precios al Consumidor de todo el año apenas el 7,2%. En conclusión, el poder adquisitivo de los salarios habría crecido más del 10%.

En cambio, el último Informe de Inflación del Banco Central reconoce que el salario real de los trabajadores en blanco cayó el 2,7%. "Durante 2008 se habría observado una baja, dado que las subas nominales fueron compensadas por la variación de los precios y la suba de las alícuotas de los aportes jubilatorios", dice el informe.

Para su cálculo, la entidad que preside Martín Redrado no tomó en cuenta el índice de precios oficial sino el Indice de Precios Implícitos, que aumentó casi 20%.

Durante el año pasado, las negociaciones salariales arrancaron con una pauta del 19,5%, en dos o tres etapas.

Camioneros -que lideró la punta- acordó un 10% inicial, con 5% más en octubre y otro 4,5% en diciembre. Y sumas no remunerativas de $ 100 y $ 130. Algo similar firmó la construcción con un 15% inicial y otro 4,5% a partir de octubre. También con sumas no remunerativas.

Las cosas cambiaron cuando, en abril, fue el turno de la UOM (metalúrgicos). Porque en los primeros meses de 2008, agravado por el conflicto del campo, se dispararon los precios de los alimentos y el 19,5% amenazaba con quedarse demasiado "corto" frente a la inflación. Además, el gremio metalúrgico venía de un importante retraso salarial. Finalmente negoció y acordó un 28%, con gratificaciones extraordinarias.

Así, luego el gremio de la Sanidad negocio por un 25% (10% en agosto y 15% en diciembre) que pasó a ser la nueva tónica de los convenios. Hacia septiembre, los gremios que firmaron al inicio de año, empezaron a plantear la necesidad de una compensación salarial que no encontró eco ni en los empresarios ni el Gobierno

La CGT volvió a la carga hacia fin de año cuando Hugo Moyano reclamó una gratificación de fin de año de $ 500 por trabajador. Como se pensó que el pedido de Moyano podría tener el guiño oficial, desde la Casa Rosada inmediatamente salieron a desmentir cualquier gratificación generalizada.

Días después, y en vísperas de fin de año, el Gobierno otorgó una gratificación de $ 200 para los trabajadores que cobran el salario mínimo de $ 1.240.

Ahora deben arrancar las paritarias de 2009. Se trata de unos 1.000 convenios, de actividad y empresas, que abarcan a más de 6 millones de trabajadores en blanco. Hay otros 4 millones de asalariados en negro cuyos salarios se mueven según las negociaciones de los registrados.

Las primeras negociaciones -dentro del primer trimestre- comprenden entre otros a bancarios, camioneros, encargados de edificio, construcción, cuero e indumentaria, que incluye a más de 2 millones de trabajadores.

Para 2009, el Banco Central prevé que, en términos nominales, los salarios se incrementen en menor medida que lo registrado en 2007 y 2008. Esta situación se desprendería de una menor actividad económica y de una pérdida de dinamismo del mercado laboral.

Comentá la nota