Los sueldos en blanco, en el freezer

La evolución salarial que evidencia el índice que elabora el Indec reflejaría un extraño comportamiento en el mercado laboral: mientras las remuneraciones de los trabajadores registrados, tanto en el sector privado como en el público, permanecieron prácticamente congeladas en los primeros dos meses del año, los trabajadores no registrados o "en negro" seguirían recibiendo mejoras sustanciales en sus ingresos.
Si se tiene en cuenta que este comportamiento se da en paralelo a la puesta en marcha de un régimen de regularización del empleo, podría llegarse a la absurda conclusión de que, en estas circunstancias, blanquear equivale a precarizar, puesto que se estaría trasladando al trabajador de un sector cuyos ingresos tendrían movilidad ascendente, a otro en el que las remuneraciones permanecen estancadas. O quizá sólo se trate de un error de apreciación estadístico.

Lo concreto es que el Indec informó, para febrero, un aumento promedio en los salarios del sector privado no declarado de 3,99 por ciento, mientras que los del sector privado en blanco crecieron 0,45 por ciento y los del sector público permanecieron sin variación. Es decir, que el supuesto crecimiento salarial en la franja irregular de la economía estaría sosteniendo el índice de salarios combinado, que en febrero dio un aumento del 1,03 por ciento. Como ocurre mes a mes en los últimos dos años, la variación del índice de salarios medio sigue resultando siempre unas décimas superior al aumento del costo de vida. Por lo tanto, refleja una permanente mejora en el salario real (medido como capacidad de compra).

Tomando en consideración los últimos doce meses, la tendencia en favor de los salarios "en negro" resulta todavía más marcada. Los índices salariales de febrero de este año contra igual mes del año pasado demuestran un incremento del 22 por ciento en los pagos a trabajadores privados registrados y del 38 por ciento a los no registrados. En tanto, los del sector público habrían recibido un aumento del 17,6 por ciento.

La evolución de los salarios "en negro" por encima de los salarios "en blanco" no es una situación totalmente inusual. Puede darse, y suele hacerlo, en los primeros períodos de recuperación económica luego de una recesión. Por una parte, cuando los sueldos "en negro" vienen de una situación previa de fuerte retraso. Segundo, porque puede suceder que, al inicio de la recuperación, muchos empleadores, sobre todo pymes, prefieran tomar trabajadores sin registrar hasta ver que la mejora en las ventas se estabiliza. De hecho, este fenómeno se dio entre 2004 y 2005, cuando la mejora en los salarios se dio con cierto retraso respecto del inicio de la recuperación económica y salida de la crisis.

Sin embargo, el escenario actual parece distante de tal estado de cosas. En buena parte de sectores manufactureros se observa, desde fines del año pasado, una tendencia de los empresarios a deshacerse de personal, prácticas que en general comienzan por los trabajadores irregulares. En ese marco, es poco probable que se pueda dar una mejora sostenida en las remuneraciones relativas del sector informal, como reflejan las encuestas del Indec. No habrá que descartar, entonces, un error de apreciación estadístico.

Comentá la nota