El sudeste toma recaudos por temor al río Salado

AÑATUYA, General Taboada (C) Personal de Recursos Hídricos tuvo que abrir ayer las compuertas niveladoras del Puente Negro, por donde cruza el cauce del río Salado en jurisdicción del departamento Avellaneda, para permitir que el agua que llega con llamativa intensidad y con una altura por encima de lo normal, no detenga su rumbo hacia el sur e inunde poblaciones ribereñas que se encuentran cercanas.
Según informaron los responsables de los trabajos en la zona de Colonia Dora, la situación –hasta ayer- estaba controlada, pero estaban alertas por el crecimiento del río a causa de las copiosas lluvias registradas en la provincia de Salta y ello se había transformado en una amenaza latente de inundación en esta zona, especialmente en caso de registrarse nuevas precipitaciones.

Las medidas de precaución fueron dispuestas por las autoridades más allá del informe recibido el miércoles desde Salta, que indicaban una importante baja del caudal del río aguas arriba y del cese temporal de las precipitaciones.

En tanto, ayer otro punto del río que registraba un importante caudal fue la zona del puente ubicado en la ruta provincial 92, donde los pobladores de la zona pudieron observar la fuerza del agua, además de algunos desbordes hacia campos de la margen derecha del cauce, en zonas donde hay población, sino sólo sembradíos.

A pesar de la situación un tanto riesgosa, son muchos los pescadores que se acercan a este lugar para tentar suerte con los peces, en algunos casos son lugareños que buscan el sustento diario, aunque también llega gente de otros lugares.

Sin inundados

Las autoridades de la Unidad Regional Nº 3 informaron que hasta ayer no había novedades sobre una nueva crecida del río Salado y descartaron que hubiera pobladores inundados.

No obstante, personal de distintas dependencias están alertados sobre la posibilidad de desbordes para comunicar de inmediato a las autoridades para que éstos a su vez lo transmitan a las áreas gubernamentales afectadas al dispositivo de asistencia a las posibles víctimas de un eventual anegamiento.

Comentá la nota