SUDAMERICANO SUB 20- Bebu y su Pandilla

 SUDAMERICANO SUB 20- Bebu y su Pandilla
Velázquez la rompió con Colombia y muestra su fe para el choque de hoy: "A Ecuador le vamos a ganar".
Son todos floggers la Pandilla de Liniers, son todos...!". Raúl Lamas, el kinesiólogo del plantel, descubre al cuarteto y le dispara la canción con que las hinchadas rivales empezaron a cargar a la de Vélez en el torneo pasado. Recién salidos de la pileta para aflojar los músculos, luego de tomarse fotos y filmarse con una cámara que manejó Zuculini, Leandro Velázquez, Jonatan Cristaldo, Iván Bella y Fernando Tobio se juntan sobre el prolijo césped. Por la coyuntura, el grupo acepta que el Bebu sobresalga en la foto y le conceden el privilegio de aparecer con una pelota bajo la suela y una casaca de Vélez.

Figura excluyente ante Colombia, entró en el primer tiempo, le dio otra fisonomía al equipo con su fútbol, metió un golazo y asistió a Salvio en el segundo. Más no se le podía pedir. Hizo méritos de sobra y el premio lo recibirá hoy, ante Ecuador: Batista lo confirmó entre los titulares (va por Benavídez) y, así, cambiará el esquema de 4-4-2 por un 4-3-1-2. "Hoy (ayer) vi mi gol. Fue muy lindo. No sabía que la pelota había entrado en un ángulo. Le pegué fuerte, sin apuntar. Entré en un momento jodido del partido y en la segunda bocha que toqué, la metí. Eso me dio una confianza bárbara", se alegra el pibe de 19 años, campeón y goleador de la Quinta del 07, la que compartió con Tobio y Bella (Cristaldo ya practicaba con la Primera). "Teníamos un equipazo. Leandro la rompió en esa división. Es un crack", lo halaga Tobio, a quien rápidamente se le adhiere el Churry.

En contraste con lo ocurrido antes del Sudamericano 2007, cuando Vélez no quiso cederle a Hugo Tocalli a Mauro Zárate y Damián Escudero, esta vez el club no puso trabas y es el que más futbolistas le brindó al Sub 20. "Nosotros cuatro somos la patota de Liniers", sonríe Velázquez, acusado por Cristaldo de "golpear las puertas de las habitaciones para jugar a la PlayStation". El enganche se ríe, pero enseguida se pone serio al ser consultado sobre las razones por las que al equipo le convirtieron tres veces en los instantes iniciales de los partidos: "Nos tocó que nos hicieran un gol a los 52 segundos, cada vez más rápido. Y eso nos complica". El chico que hasta hace unos meses iba en colectivo desde Don Torcuato hasta la Villa Olímpica ("ahora me pasa a buscar Nicolás Otamendi en auto"), habla sobre el temor de que el seleccionado no pase al hexagonal final y muestra confianza. "Sabemos que vamos a pasar de ronda. Estamos tranquilos y a Ecuador le vamos a ganar si es que logramos más tranquilidad de tres cuartos para arriba".

Comentá la nota