Sudamérica y África condenaron al Gobierno de facto de Honduras

Durante la reunión que agrupa a los principales dirigentes de ambos continentes se pidió el respeto a la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde se aloja el presidente depuesto Manuel Zelaya
Los países que participan en la II Cumbre América del Sur-África en Venezuela condenaron el sábado al Gobierno de facto de Honduras y le exigieron respetar la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde está refugiado el depuesto presidente Manuel Zelaya.

El derrocado mandatario regresó esta semana a la capital hondureña, tres meses después de ser expulsado del país, que se aprestaba a votar un referendo que allanaría el camino hacia la reelección presidencial y cuyos detractores veían como un intento de emular a su aliado venezolano, Hugo Chávez.

"Resulta imperioso garantizar que el régimen de facto de Honduras respete y cumpla plenamente con la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas, en especial la inviolabilidad y la seguridad de las personas que se encuentran dentro de misiones diplomáticas", dijeron los países en una resolución leída por Chávez como presidente anfitrión.

Zelaya denunció supuestos planes del Gobierno de facto de Roberto Micheletti para sacarlo de la sede diplomática brasileña e incluso asesinarlo.

Los presidentes y líderes de los países de África y Sudamérica ratificaron las declaraciones emitidas por sus respectivas organizaciones regionales, en las que condenaron el golpe de Estado en Honduras y exigieron la restitución inmediata e incondicional de Zelaya.

Micheletti se niega a devolver el poder a Zelaya, lo que mantiene estancada una posible solución a la crisis política más grave de Centroamérica en las últimas dos décadas.

Comentá la nota