Sucesivos picos de crecida del Pilcomayo recargan amplias zonas del centro-oeste

Se determinó que el pasado día 7 se produjo el pico de mayor importancia
Las copiosas lluvias que se vienen produciendo en la alta cuenca del río Pilcomayo, en territorio boliviano, han producido en las últimas casi dos semanas de este mes, sucesivos picos de crecida en territorio formoseño, lo que hace que se esté produciendo una importante recarga de una vasta región del centro-oeste.

Desde la Unidad Provincial Coordinadora del Agua, de acuerdo a lo señalado por su titular, Rafael Silva, se mantiene un monitoreo permanente del comportamiento del curso, y que de ese seguimiento se determinó justamente que el pasado día 7 se produjo el pico de mayor importancia, dado que en la estación de medición de Misión La Paz se registró una altura de 6,23 metros, es decir que el volumen de agua superó los 1000 metros cúbicos por segundo. Aunque antes se habían dado otros dos picos e inclusive un cuarto con posterioridad al más importante, con lo cual “en estos doce días de marzo se ha dado una descarga de 1300 hectómetros cúbicos, que es una volumen muy importante”, advirtió el titular de la UPCA.

Tras aludir a que “estamos en plena estación de crecida del río Pilcomayo, y si bien los picos de ascensos de las aguas han venido siendo bastante normales hasta febrero, inclusive con volúmenes sensiblemente menores al año pasado para la misma época, en estas dos últimas semanas eso cambió y es mucha el agua que está ingresando. Por ejemplo en zona de El Potrillo y El Quebracho se están produciendo ascensos importantes, y con seguridad sucederá lo mismo en toda la franja del bañado La Estrella, inclusive el agua llegará a lugares donde hasta ahora no lo había hecho”.

Marcó asimismo que las obras de defensas y correderas están funcionando de manera eficiente, al tiempo de puntualizar que del total de agua que arrastra el río Pilcomayo, casi un 85% está ingresando a territorio formoseño y el restante 15% o un poco más a la vecina Paraguay.

Datos permanentes

Marcó Silva que tener en Formosa la sede de la dirección ejecutiva de la Comisión Trinacional para el Desarrollo de la Cuenca del río Pilcomayo hace que se disponga de un sistema de comunicación con Bolivia de manera permanente, y se cuentan con datos en tiempo real del comportamiento del curso, con lo cual está mucho más fortalecido el dispositivo de seguimiento. Comentó que esto inclusive fue fortalecido gracias al convenio entre dicha comisión con el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrologia de Bolivia (SENAMHI), que permite, entre otras cosas, disponer del cuadro de situación en detalle en todo momento.

Refirió asimismo que dentro de este esquema es que se han agregado tres estaciones de mediciones de las aguas en regiones bolivianas como Potosí y Sucre, anticipándose que está proyectado instalar otras similares en territorio formoseño, desde la zona del Canal Farias aguas abajo.

Vertedero

Por otra parte, Silva indicó que las aguas del bañado La Estrella han tenido una baja que entiende que ahora se irá revirtiendo ante los importantes volúmenes que han ingresado a nuestro territorio.

Esto hace que se mantenga operativo el alerta con un dispositivo policial en cercanías del vertedero de la ruta 28 (que forma parte de la obra hidrovial), dado que según sea la altura del sobrepaso de las aguas sobre el mismo, se dispone restringir el paso de vehículos por el lugar.

Por la seguridad de las personas y los bienes de pobladores, y para preservar la importante como estratégica obra hidrovial de la ruta 28, es que se ejercen estrictos controles a los vehículos, sobre todo los de carga que transitan por dicha traza.

Ya desde hace un par de semanas, y como ocurre todos los años en esta época de crecida, se ejercen estrictos controles en la zona a efectos de que se respeten los tonelajes máximos de carga permitido en vehículos que transportan por ejemplo madera y ganado y a medida que se acentúa este comportamiento ascendente, se incrementa el control desde el personal destacado en el destacamento policial en la zona mantiene.

La férrea vigilancia hace que en determinado momento y si las aguas superan mucho más la actual medida, es que inclusive se restringe completamente el paso a todo tipo de vehículos.

Comentá la nota